lunes, 17 de enero de 2011

LOCO POR LA ACUARELA


Acuarelas Van Gogh sobre papel Cartiera Magnani 300 gr (26x36 cm)

Comentaba no hace mucho Susana Lanau, compañera en el blog "Ladrones de cuadernos" y excelente acuarelista (lo podéis comprobar en http://susanalanauacuarelas.blogspot.com/), que suele acompañarse de buena música cuando pinta a la acuarela (Eric Clapton, Queen y Serrat creo que mencionó).

Bueno, pues yo no. No es que me parezca desacertado el método de Susana (¡todo lo contrario!), pero ocurre que el pequeño rincón de mi hogar donde suelo dibujar y pintar ya tiene banda sonora incorporada.

Y no hablo del ruido del tráfico, ni del timbre del telefonillo (correo comercial, ¿me abre por favor?), ni tampoco de las llamadas telefónicas indeseadas (no señora, ¡aquí no vive su amiga Ludivina!). A lo que me refiero es a la vecina de enfrente, esa que canta a la par que realiza sus labores domésticas. ¡Qué voz!. No os lo podéis imaginar. Si se inventara un concurso en la tele para cantantes malos, tipo Operación Fracaso por ejemplo, no creo que a esta señora le permitieran presentarse al casting siquiera.

¡Y qué memoria!. La tía se sabe el repertorio completo de la historia de la copla, desde que se inventó hasta nuestros días. Sin ir más lejos, comencé esta acuarela pintando el cielo en compañía de María de la O, esa que tan desgraciaita es teniéndolo tóo, y la termine retocando esos postes que dan profundidad al paisaje mientras me enteraba de la historia de La Zarzamora, esa otra que a toas horas llora que llora po los rincones.

Obviamente, durante la realización de los pasos intermedios de la pintura, me acompañaron todo tipo de relatos truculentos sobre desamores y desgracias. Así que no es raro que, viviendo esta situación casi a diario, esta angustia me lleve a caer en un grave cuadro depresivo.

Si es que no hay mente que pueda soportar tanta desdicha. Estoy pensando ponerme en manos de profesionales especializados que me puedan ayudar, que ya me estoy imaginando recostado en el diván del psicólogo:
-Y vos, ¿porqué decís que estás loco?
-Por pintar a la acuarela
-¡Qué boludo! Eso debería relajarte, ché.
-Si yo te contara . . .

9 comentarios:

  1. Me había despistado y no vi las dos entradas anteriores. La acuarela de la C/Covadonga me gusta. Buena perspectiva, Preciosas las farolas.En esa y en la de esta entrada, el cielo te ha salido muy, pero que muy bien. Este tema me parece bastante dificil,(a veces lo que parece más sencillo es lo que resulta más complicado), pero lo has resuelto bien.
    Por cierto, la historia de la vecina torturadora...para tí será un martirio pero yo me he reído un montón.
    Muchas gracias por los halagos, de verdad.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Claro que debió relajarte!! A la prueba me remito!!
    Chico esta acuarela es un sobresaliente excelente, matrícula de honor. Por lo que se deduce que la terapia de tu vecina, funciona. Otra cosa, no sé!
    Yo de pequeñito, aún recuerdo, desde el patio de mi casa, que se oían varias vecinas (no a la vez) que imitaban a aquellas cupletistas de moda en esa época. Era una maravilla! Pues, mira lo que te digo: Añoro esos cantos. También te diré que lo hacían la mar de bien!
    Te repito, a juzgar por esta acuarela la cosa funciona!
    Por si algún día te falta esta inspiración y no tienes a la vecina, lo grabas y así lo puedrás oir cada vez que quieras!
    Bueno, acabo de enterarme ayer que tienes este blog y lo estuve mirando y disfruté un huevo!
    Ya preocuraré seguirlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Oñera, en primer lugar me hizo reír muy con la historia de su vecina ruiseñor.
    Realizado una analogía de su acuarela hermosa con su vecina Super Star, io diría que usted gustaría que ella fue a vivir bien lejos, tal vez detrás de las colinas por ejemplo.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, Oñera , tal vez tenga razón Joshemari
    Y la cosa te funciona , porque no esta nada mal la acuarela... pero no me quiero imaginar el día en que la acuarela se ponga rebelde y no se deje y como hilo de fondo a la vecina, ufffff,
    Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Susana. Me alegra que lo pases bien con mis historias y sobre todo que te gusten las acuarelas.
    En cuanto a los halagos: ¡menos de los que te mereces!.

    Gracias por la visita Joshemari. Me encanta que disfrutes pasando por aquí. Tienes razón: ya no se oye a las mujeres cantar como lo hacían antes, quizá ahora somos más infelices (o somos felices de otra manera, no sé).

    Gracias Nil. Contento de que te guste la historia y de que califiques de hermosa la acuarela. No se me había ocurrido, pero no estaría mal que la vecina cantarina se mudara más allá de las colinas.

    Gracias Juankar. En mi caso son muchas las acuarelas que se me ponen rebeldes, pero me lo tomo con resignación (yo creo que esos días es cuando más aprendo)

    Un lujo vuestra visita y vuestros comentarios.
    Fuertes abrazos para los cuatro.

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJ que bueno Oñera. La acuarela preciosa! pero yo llenaba un cuaderno de acuarelas y de historias!! una página para cada (como tú veas) eso costaría millones!!

    ResponderEliminar
  7. Gracias Conchy. Intentaré seguir en esta línea de acuarelas e historias.
    Más cuadernos no, por favor: ¡que tengo un montón empezados!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Eso no es algo que unos buenos auriculares no puedan solucionar, Oñera!!! :)
    Buena acuarela, me encanta la profundidad que tiene
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Anais. ¡Qué alegría verte por aquí! Encantado de que te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar