lunes, 24 de enero de 2011

MAS ANIMALINOS

-Papi, papi: dibújame una jirafa.
-Vale . . . ¡eso está chupao!- aseguré mientras pensaba: ¿cómo será el careto de una jirafa?. Tengo que ganar tiempo.
-Ahí tienes: un gato con gafas.
-¡Un gato no! . . . ¡Una jirafa!
-Ah, te había entendido mal. Pero . . . ¿cómo son las jirafas?.
-Viven en la selva y comen las hojas de los árboles.
-¡Ese es un mono!
-Pero vive en la selva y come en los árboles.
-La jirafa no se sube a los árboles.
-Entonces . . . ¿cómo come las hojas?
-Porque tiene el cuello muy largo.
-¡Haber empezao por ahí!
-¡Un avestruz no!. Una JI-RA-FA.
-Pues no sé . . . ¡como no me des más datos!
-Tiene manchas en el cuerpo.
-Pobre, habrá que llevarla al médico.
-Que no está mala. ¡Qué es así!
Ya empezaba a cansarse del juego, así que me arriesgué y dibujé una jirafa cuellilarga, feliz y contenta toda llena de manchas.

15 comentarios:

  1. Oñera,me encuentro como un niño a vea este juego que lo hace con tanto cariño.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Nil. Si estos muñecotes consiguen que regreses a la infancia, aunque sólo sea por un instante, entonces mereció la pena dibujarlos.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Las avestruces son buenísimas. Que recuerdos de la infancia de los chavales....que rápido crecen.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Sí, es increíble Susana: la pequeñaja ya tiene 23 años.
    Gracias por la visita y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, Oñera!! qué suerte tiene de tener un padre artista. Además, eres muy ingenioso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Sólo es un juego que practicábamos hace casi veinte años y que ahora me gusta recordar.
    Un abrazo Nómada.

    ResponderEliminar
  7. Qué simpático y qué puñetero... Menos mal que te das cuenta de cuando empieza, o empezaba, a perder la paciencia. Pero es muy dulce que tuvieras tiempo para jugar con ella.

    Abrazos, Oñera, compañero. :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Mónica. ¡Qué alegría verte por aquí!.
    Contento de que te guste.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Oñera. Además, también quería dejar constancia por aquí de la alegría que em has dado con el cuaderno tan bonito y lleno de sensibilidad.
    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  10. Lo que te envié es mucho menos de lo que te mereces, Mónica.
    Tengo ganas de ver el cuaderno que preparaste tú para tu amigo invisible (alguien con mucha suerte, sin duda)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Oñera. Yo también tengo ganas de ver cómo lo muestra el destinatario que me tocó a mí... :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Y por cierto, ¿qué árboles son los que dibujas, del Parque de los Pericones?

    ResponderEliminar
  13. Hola Mónica. En realidad son dos vistas del mismo árbol, un tronco seco que me tiene enamorado (ya lo dibujé infinidad de veces utilizando distintas técnicas)
    No te puedo decir la especie, pero la verdad es que siempre pensé que era un roble (mira que llevo años dibujando árboles, y después siempre los confundo)
    Siento no servirte de mucha ayuda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Ah, pues fíjate que estuve buscando cuáles serían los árboles comunes en el parque de los Pericones, y me salió que eran el castaño y el laurel, y pr descarte tenía que ser el castaño, porque su tronco parece más a tus dibujos que el laurel.
    Pero ahora que dices lo del roble, también podría ser. Lo dejaremos en "árbol".
    ¡Gracias, Oñera!

    ResponderEliminar