miércoles, 4 de mayo de 2011

SILUETAS


John Lennon (ya sabéis: Llon Lenon, el de Los Bitels) decía que la vida es aquello que te va sucediendo mientras tu te empeñas en hacer otros planes.

Pues aplicando el pensamiento del músico al proceso que seguí para realizar estas acuarelas, eso es precisamente lo que sucedió: yo me empeñé en pintar un árbol magnífico ante un atardecer de cine y sin embargo los resultados son los que estáis viendo (ni árboles fabulosos, ni ocasos de película, ni ná de ná)


Ambos intentos sobre el reverso de dos recortes de Fabriano de 300 gr (19x28 cm)

7 comentarios:

  1. pueden no ser árboles fabulosos ni ocasos de pelicula, pero me gustaran mucho, creo que son acuarelas muy sensibles y expresivas.Me gustaría colgar en la pared de mi dormitorio para que pudiera verlas pronto al abrir los ojos.

    ResponderEliminar
  2. Pues que quieres que te diga, a mi me parece que estos dos árboles están francamente bien. Muy buenos fundidos. Los contraluces no son nunca fáciles.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Anamaria: Tus amables comentarios siempre me animan para seguir intentando mejorar.

    No quedé contento con el resultado, Susana. La aguada no se comportó como esperaba, no sé si trabajar en el reverso del papel tendrá algo que ver (escusas, ya sabes...)

    Gracias y un fuerte abrazo a las dos.

    ResponderEliminar
  4. Oñera, creo que voy a aventurar un diagnóstico de su descontento.
    Amigo creo que el villano era la composición del resto que todo está bien ejecutado, mezcla, matices y fusiones.
    Al primero que se nota que pintou en la forma de rayas el cielo y la tierra sin variación,
    hay una variación en el color, pero no en las formas.
    El segundo tiene un poco de variación en la tierra, pero el árbol estaba en el centro de trabajo, provocando una estabilización
    Todos estos elementos tienen que trabajar en nuestro favor para el espectador pasear por nuestro trabajo con la armonía y el movimiento.
    Oñera esta es mi opinión que no tiene importancia y no saca la belleza de su trabajo.
    Te felicito a mi querido, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Nil, por esta lección magistral. Creo que tienes razón y, por supuesto, trataré de seguir tus consejos.
    En la próxima entrada mostraré otras dos siluetas de árboles que pinté hoy mismo. Creo que están algo mejor que estas.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Oñera, qué duro eres. Cómo que na de na?. Los fundidos de color que has logrado en los cielos son geniales y, por cierto, complicados de consegir de una forma tan limpia. Los posos del pigmento en el papel, sobre todo en el azul, le dan un toque muy bello, y las siluetas en sí de los árboles muy logradas. No es fácil sacarle tanto partido a un árbol como tú has hecho. De modo que piensa en que has logrado un too de too.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Jose Luis. Comentarios así levantan la moral a cualquiera, así que seguiré intentándolo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar