martes, 16 de agosto de 2011

A MEDIO CAMINO


Acuarela sobre papel Cartiera Magnani 300 gr (25x35 cm)
Las enseñanzas recibidas en mi colegio fueron escasamente aprovechadas por la mayoría de los alumnos, más preocupados de librarnos del castigo –y del sopapo– que de absorber los conocimientos impartidos por el profesorado.
Sin embargo, los mismos curas y profesores que consiguieron –para qué negarlo– influir en nuestra personalidad para el resto de nuestros días, no lograron reprimir aquel impulso que, sin saber porqué, nos llevaba a ataviar con bigotes, barbas, cuernos y demás ornamentos a los personajes que se repartían por las páginas de nuestros libros de texto.
No se percataron nuestros educadores, tan propensos al “quien bien te quiere te hará llorar” y partidarios de “la letra con sangre entra”, de que aquello podía ser una vía de escape para el alumnado o, llegando más lejos, una forma de rebelión de sus cachorros escolares.
El caso es que, como ya dije, aprendíamos poco. Y menos aún a dibujar. De hecho nadie en el colegio, ni profesores ni alumnos, consideraban el dibujo como una asignatura seria.
Que yo recuerde el profe de dibujo, un tipo enjuto que siempre vestía traje de cuadros “Príncipe de Gales”, jamás impartió clase alguna. Se limitaba a exigir un número determinado de láminas para una fecha concreta, aprobando al alumno por el mero hecho de presentarlas.
Peor aún fue la profesora de mi primer año en el instituto, una tía con cara de estreñida que seguía el mismo método que su predecesor. Sin conocerme de nada no aceptó el primer dibujo que le presenté, convencida de que lo había calcado. Me negué a repetirlo –¡qué chulillos somos todos durante esos años de la adolescencia– y, claro, me cateó.
No sé si será por eso, por no haber recibido nunca clases de dibujo, pero lo cierto es que siempre tengo la sensación de que mis obras se quedan a medio camino. Y como para muestra sirve un botón, pues os muestro esta acuarela que no me acaba de convencer (quede constancia de que la foto no le hace justicia y lo que veis es aún peor que el original)
Claro que para desquitarme voy a adornar con unos buenos cuernos y unas gafotas a alguno de nuestros serios literatos del siglo de oro, a algún rey de Francia con tarta de nata alrededor del pescuezo o a un científico con nombre de teorema y cara de despistado.

13 comentarios:

  1. Oñera, quando você fala do seu tempo de colegio, parece estar falando do meu!Gostei da sua aquarela mas senti falta de brancos. Não sei se é culpa da fotografia. Penso que se você deixasse alguns espaços ou contornos brancos, a aquarela ficaria mais iluminada. É só um palpite! Um abraço

    ResponderEliminar
  2. Obrigado Anamaria. Tomo nota do seu conselho sobre a falta de brancos. No futuro, tentar parar de respirar papel acuarela.
    Un abraço.

    ResponderEliminar
  3. A medio camino....no creo. Lo que necesitas es lo que todos necesitamos...un poco de confianza y perder el miedo.
    Me gusta ese contraluz del perímetro de los árboles, pero creo que extendería la luz un poco, degradándola hacia el horizonte. Algún pequeño detalle a la derecha del camino, algo más definido, intentando conducir la vista a las copas de los árboles de la izquierda. Una valla,unos arbustos, por ejemplo, evitando el centro de la lámina. La acuarela a mi me gusta, y creo que con un par de detalles podría ganar mucho. Los tonos son fantásticos, muy bien fundidos. Espero haber acertado.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Susana, por esta extraordinaria lección y por levantarme la moral.
    Hoy pinté otra acuarela y creo que cometí los mismos fallos (y espero que los mismos aciertos). La próxima vez recordaré tus consejos.

    Hola Sadeu, gracias por pasar por aquí. Ahora que lo dices, sí que me parece romántico.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Oñera, has conseguido una atmósfera muy particular y muy bucólica, casi ensoñadora. Me recuerda una acuarela de los clásicos ingleses. Es cierto que antes no se enseñaba a dibujar, pero dudo mucho que actualmente en el colegio se les enseñe. Casi se considera una especie de don con el que se nace. Que no te quepa duda de que tú has nacido con él. Es muy difícil llegar al nivel de Joshemari pues, además de don, ha tenido la fortuna de trabajar en algo donde el dibujo es parte esencial...Siempre estaremos a medio camino, pero lo importante es precisamente eso, hacer camino, practicar y practicar y, sobre todo, disfrutar con ello. De todos se aprende y tú, como ya te he dicho en alguna ocasión, eres como una esponja. Esta acuarela es preciosa.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Estar en el medio camino, donde el camino no tiene fin es una gran cosa Oñera.
    Aquí las escuelas no son diferentes como materia de arte.
    Lo que nos impulsa es el amor y la dedicación al arte.
    Me gustó mucho su acuarela.
    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Kubi. Comentarios como el tuyo animan a cualquiera. Seguiré practicando (por cierto: ¡quien pudiera captar la luz como los maestros ingleses!)

    Tienes razón Nil: cuando se está a medio camino aún se puede seguir avanzando.

    Un fuerte abrazo a ambos.

    ResponderEliminar
  8. Cuanta razón tienes cuando nos cuentas esos recuerdos de lo que eran nuestros profes de dibujo. Fíjate que en mi memoria, recuerdo los hechos, pero no recuerdo para nada sus fisonomías. De ninguno!!!
    Éramos, sin quererlo unos aficionados a los cuadernos que hoy practicamos. Me has hecho recordar que si abrimos algunos de esos libros de nuestra adolescencia...algunos están nuevos, como si nunca les debimos abrir y otros llenos de garabatos y dibujos. Yo era muy aficionado a ello.
    Un día ya me llamaron la atención, porque en vez de estar pendiente de la clase, me pillaron dibujando...llamaron a mis padres. Sopapo, que te pilló!
    Fueron nuestros inicios en eso de dibujar.
    Bueno, tu acuarela es simplilla. No me emociona.
    Pero tu relato es, como siempre, emocionante y enternecedor!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Para Oñera y Kubi.
    Sobre la suerte que he tenido de dibujar desde pequeño fué lo que a mis padres les hizo pensar que sería arquitecto. Como era un negao a estudiar, me quedé a medio camino...aparejador.
    Eso sí, el dibujo me ayudó mucho.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que mis relatos despierten en quien los lee esos recuerdos que aveces parecían dormidos.
    Gracias Joshemari, por tus comentarios y tu sinceridad. Como ya dije a mí tampoco me convence esta acuarela, que sirvió para recibir un montón de consejos que tendré en cuenta a partir de ahora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Veo que, como yo, los pinceles están un poco lejos. Pero tu aún haces algo. Ya leo lo que te dicen los expertos y que me sirve también a mi.
    Celebro que disfrutes con los amigos cuando tienes oportunidad. Sobre los estudios... me gustaba dibujar, pero según qué, las líneas a mano alzada y las formas iguales de los dos lados eran un suplicio. Me acuerdo que en tercero hice varios dibujos del examen de mis compañeras, unos 4,ellas tuvieron buena nota, yo para septiembre. ¡Ah!(esta última palabra me gusta con p)

    ResponderEliminar
  12. Creo que los buenos consejos sirven para todo el mundo, M. Antònia.
    Que te suspendieran en dibujo reafirma mi teoría de que los profes de dibujo eran horribles impartiendo la asignatura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar