viernes, 9 de septiembre de 2011

LUCIÉRNAGAS FURIOSAS


Acuarela sobre papel Cartiera Magnani 300 gr (25x38 cm)


Desde hace un tiempo suele cantar por las calles de Gijón una inmigrante llegada desde algún país del Este. Actúa con música enlatada, a la que añade su voz entonando la letra de la canción. El otro día se dio la coincidencia de que cuando yo pasaba ofrecía a los viandantes un conocido bolero –antaño interpretado por Antonio Machín– que con su precario castellano comenzó de la siguiente manera:

Dos garduñas para ti
con ellas quiero decir
te quiero, te adoro, mi viiiida.

Sí amigos, por lo visto así son de detallistas los enamorados por aquellos lares: ofrecen a su amada un par de animalejos que se asemejan a dos ratas alargadas.

Pero que no seré yo, acostumbrado a oír todo tipo de mensajes en las canciones, quién critique las costumbres de otros lugares u otras culturas. Sin ir más lejos recuerdo como, en las fiestas de mi barrio allá por los años setenta, un vocalista de orquesta versionó –supongo que animado por la sidra o “la coñá”– un famoso tema de Manolo Escobar:

No me gusta que a los toros
les pongas la minifalda.

¡Y es que sobre gustos no hay nada escrito!. A mí, por ejemplo, nunca me gustó cómo bailaba Lolita, hecho que quedó demostrado en uno de los guateques de mis años mozos, en el que acabamos todos saltando al ritmo del Dúo Dinámico y vociferando aquello de:

Looolita
tú tienes una forma de bailar que me fastidia.
Looolita
contigo yo quisiera tuistear toda la vida.

Aunque lo cierto es que nunca nadie llegó tan lejos en el difícil arte de cambiar la letra de las canciones como en el caso –y esto no recuerdo dónde lo escuché – de aquel tema clásico de Carlos Gardel:

El día que me quieras
la rosa que engalana . . .
. . . y un rayo misterioso
arácnido en tu pelo
luciérnaga furiosa
que verá que eres miii
consueeelo.

Claro que en el mundo de los arácnidos prefiero no adentrarme. ¡Y mucho menos en el de las luciérnagas, ya que presumo que furiosas pueden ser peligrosas!

6 comentarios:

  1. Eres un crack con una chispa alucinante. No creo que tu familia pueda aburrirse contigo. La acuarela muy bonita. Tienes ya una buena colección de este tipo de casas con árboles. Ese papel, el cartiera, tiene una pinta estupenda; a ver si lo pruebo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De verdad, que eres buenísimo. Tiene razón Kubi. Ahora tendré la melodía de las garduñas todo el día en la cabeza.
    Bueno, la acuarela me gusta.
    gracias
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito es el amor...! y qué hazañas logra... Tengo una amiga, que es incapaz de cantar una canción con la letra original, lo peor es que, no es porque sea muy creativa, es porque es incapaz de recordarlas. Encima es muy cantarina, así que, lo pasamos de muerte con ella. Estoy por proponerle una gira con tu amiga de las garduñas....
    En cuanto a la acuarela, me gusta mucho la manera de conducir la vista del espectador hacia el punto focal y el equlibrio en los color que logra transmtir un lugar sosegado, relajante.

    ResponderEliminar
  4. A mí me gusta el papel Cartiera Kubi, aunque no es totalmente blanco(tiene un ligero color crema). Es igual por las dos caras, lo cual es una ventaja para los que estropeamos mucho papel.

    Si se puede escoger canción, yo prefiero la de las luciérnagas furiosas, Susana.

    Menudo dúo serían Margarita, cantando cada una lo primero que le viniera a la mente.

    Gracias a l@s tres. ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, mil gracias por hacerme reir, no sonreir, reir a carcajadas con las letras de tus canciones. En casa no me dejan cantar porque tambien cambio todas las letras.......
    Bonita acuarela, dan ganas de quedarse ahí sentado a disfrutar del paisaje.

    ResponderEliminar
  6. Una sonrisa Teresa, con sólo provocar una sonrisa ya me doy por contento.
    Gracias a ti. Un abrazo.

    ResponderEliminar