martes, 18 de octubre de 2011

DESPUÉS DE LA CURVA

Acuarela sobre papel Guarro 300 gr. (38x25 cm)

Siempre que pinto uno de estos paisajes me pregunto qué habrá más allá, en ese espacio que la vista del espectador nunca alcanza a ver.

En éste caso me cuestiono qué habrá después de la curva, con qué me encontraría si pudiese avanzar por esa senda creada con agua y pigmento. Puedo dar rienda suelta a la mente y fantasear con muchas situaciones, que seguro no coinciden con las que los demás pueden llegar a imaginar.

Porque, vosotr@s . . . ¿qué creéis que hay tras ese recodo del camino?

6 comentarios:

  1. Muy buena, Oñera!
    Me encantan los fundidos, la profundidad, esos maravillosos verdes. Es fantástica
    Conociéndote, seguro que detrás del recodo hay muchos más árboles.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Yo imagino que detrás del recodo encontraré una casa, pequeña, con una chimenea humeante, donde alguien que ha vivido mil historias me ofrecerá un tazón de café con leche. Mientras el calor lo atraviesa, mis manos se calientan y un aroma a hogar lo invade todo...Pero ésto, viene dado por tu acuarela; en ella parece que el otoño llegó y una atmósfera de una tibieza casi fría,fruto de verdes azulados y azules violáceos del cielo. Curiosamente, el camino tiene matices cálidos... deben ser para que lo recorra y me lleven, curiosa, a ese misterioso recodo del camino.

    ResponderEliminar
  3. Creo que este camino desciende en un bosque lleno de ardillas y aves y en medio de este bosque hay un río de aguas cristalinas, donde nadan peces de muchos colores...gracias por me hacer soñar con cosas buenas! Un abrazo, Oñera

    ResponderEliminar
  4. Bonita acuarela. Tal como tu lo pintas, me imagino que al final del camino hay un campo de lavanda.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Susana. Tus comentarios siempre animan a seguir pintando.

    ¡Que bonito, Margarita! Me gustaría acompañarte en ese paseo por el mundo que te imaginas más allá de la curva.

    Un abrazo a ambas.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti Anamaria, por tus visitas y comentarios. Ojalá los sueños nos lleven siempre a lugares como el que te imaginas.

    Me alegra que te guste, Teresa. A mí me gustan las tuyas, con tu capacidad de síntesis y tu dominio para trabajar en húmedo.

    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar