domingo, 9 de octubre de 2011

TRES CONTINENTES

Sole y Merce son dos hermanas que ya viajaban por esos mundos cuando a casi nadie le daba por hacerse el pasaporte. En muchos de sus destinos se acuerdan de mí -cuento con su amistad desde . . . uff ¡ya ni me acuerdo!- cada vez que ven una pipa que llame su atención. Estas son tres de esas pipas, que formaron parte de sus equipajes de vuelta desde distintos continentes.






Esta extraña pipa me la trajeron de Tailandia. La descubrieron por casualidad entre mil objetos de madera, durante la visita a una fábrica de muebles.









Esta maravilla de corte clásico -modelo leñador- me la trajeron hace muchos años de Kenia. Tiene grabado en la boquilla un pequeño elefante, pero desconozco a qué compañía puede pertenecer dicho logo.









Esta pipa, adquirida en una vieja tienda de Nueva Orleans, tiene su historia: fue diseñada por un pianista de jazz, de manera que se pudiera mantener en pie sobre el piano para poder fumarla sin dejar de tocar.

4 comentarios:

  1. Que los amigos se acuerden de a lo que a ti te ilusiona y busquen para ti algo especial es algo para estar muy, pero que muy emocionado. A mi, me encanta la del pianista: sobria, aparentemente simple pero muy elegante y a la vez funcional.

    ResponderEliminar
  2. Por eso las pipas que me traen los amigos cuando regresan de sus viajes son tan especiales para mí, Margarita. Poseen un gran valor sentimental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué buenos detalles, ¿eh?
    Seguro que tu colección ya va teniendo solera :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. La colección va creciendo, Anais. Gracias, sobre todo, a regalos como éstos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar