sábado, 5 de noviembre de 2011

BAJAMAR


Por lo visto unos virus han tenido la gentileza de visitar mi ordenata, dedicándose a freir sus tripas con la idea de dejarme incomunicado durante una temporada.

Mientras la cosa se arregla mi hija instaló un sistema operativo muy raro, con unas extrañas pantallas por las que me muevo como de puntillas, con cuidado de no alertar a los bichitos y poder así publicar estas dos acuarelas de la Ría de Villaviciosa.

La próxima vez más y mejor. Si los virus no me descubren antes, claro...




Ambas acuarelas en papel Art&Desing de 220 gr. (16x35 cm)

12 comentarios:

  1. "Cuídate de los Idus de Marzo". Con estas palabras era advertido Julio César sobre su asesinato. Ahora, viendo tu papeleta cibernética se me ocurre...Oñera, cuídate de las nonas -que eran el cinco de cada mes- de Noviembre, je,je...

    Latinismos aparte, la segunda me gusta mucho. La sensación atmosférica es patente y los reflejos en el agua están chachi...
    Suerte, con los pequeños invasores...y... ¡A las barricadas!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan mucho amigo Oñera, creo que el agua se adueña del paisaje, o al reves, no se.
    Con respecto al ordenador, ya me pasó a mi alguna vez, asi que paciencia y ánimo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Como dice José Sánchez en su comentario, que el agua se adueña del paisaje , debería también adueñarse de los virus de tu ordenador y ahogarlos. Muy buenos ambos
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya hacía tiempo que el ordenador no iba bien, Margarita. El otro día acabó de cascar (esperemos que los informáticos lo recuperen)
    En cuanto a los reflejos en el agua, decirte que me están sacando canas.

    Con esto de la informática no queda más remedio que tener paciencia, Jose.
    Contento de que te gusten las acuarelas.

    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Encantado de que te gusten, M. Antònia. Pintaré alguna marina más, a ver si les pillo el tranquillo.

    Hola Eusebio. De momento los virus ganan la batalla, pero no la guerra. Féliz de que te parezcan buenas las acuarelas.

    Gracias a ambos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hermosas aguadas, Oñera! Enhorabuena! Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias Anamaria. Quiero pintar alguna vista más de la ría, que seguro pronto os mostraré.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A los que nos desborda la juventud, no sé qué pasa, pero nos vienen todos esos problemas. Y... mira que nos hacen, polvo! Porque no sabemos arreglarlos y si tocamos algo...tememos, lo peor!
    Estoy harto de tanta computerización pero sin él tampoco sabemos estar.
    Ahora eso sí, los virus malos que atacan al cuerpo, ni se acercan, por ahora! Mejor!
    Oñera, esas dos acuarelas te salieron GENIALES!!! Me gusta mucho el ambiente otoñal y húmedo que has sabido transmitir a través de esas acuarelas. Lo has captado perfectamente! Me encantan!! Te felicito.
    Ves? Creo que te van más ese tipo de paisajes! Mejor que el de las florecillas, arbolitos y caminitos que a veces rozan lo naíf. Esa imagen dura, te ha quedado fantástico!
    No te enfades, sabes que te aprecio mucho. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¿Enfadarme?. Estoy encantado con tu comentario, Joshemari. Hace poco decías en un comentario que para aprender lo mejor es pintar de todo, así que eso haré siguiendo tu consejo.
    En cuanto a los virus, siempre será mejor que tener problemas con los informáticos que con los que afectan a la salud.
    Gracias, amigo mío. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Muy buenas acuarelas Oñera, me recuerdan mucho a la reserva de Urdaibai en la zona de Laida, muy cerca de donde yo vivo.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Ramón. Sí que se parecen ambas rías: las dos se abren al mar Cantábrico y son reserva protegida para aves.
    En septiembre pasé por esa zona. Una pena no habernos conocido personalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar