lunes, 14 de noviembre de 2011

PLUMIFEROS




















Dibujando el otro día en el Museo Marítimo de Luanco los pajarracos que véis ahí arriba, me acordé de estos otros que muestro debajo del texto, realizados hace tiempo en el Parque de Isabel la Católica de Gijón.

Los del museo están dibujados con rotulador calibrado y los del parque con plumas estilográficas de diferentes colores (en ambos casos utilicé también un pincel de agua). Pero la diferencia más significativa no es el material utilizado, sino el hecho de que los primeros posaron inmóviles dentro de una vitrina, mientras los otros corrían y nadaban sin parar un instante.

Como modelos quizá sean mejores los disecados, pero la verdad es que prefiero dibujar los que están vivos y coleando, con la dificultad que ello conlleva.



7 comentarios:

  1. Oñera, me gustan mucho más los que posaron en vivo. El color, además, los hace ágiles y muy delicados. Los de blanco y negro, no obstante, tienen el mérito de transmitir la rigidez del modelo disecado, lo cual quiere decir que has sabido captar la esencia de cada situación. Eso es muy importante; y creo ver que el papel también es diferente ,¿de grano más grueso los primeros ?

    ResponderEliminar
  2. Me inclino por los primero Oñera, se les ve más fuerza y viveza. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Es el mismo papel Margarita, supongo que será algún efecto fotográfico (en realidad es como se ve en las dos primeras imágenes)
    Creo que la delicadeza o la rigidez en el trazo también depende del estado de ánimo del dibujante.


    El rotulador marca más las líneas, Juan Carlos. Y el negro de su tinta es más intenso. De ahí viene la fuerza del dibujo.

    Gracias a ambos por la visita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Oñera. A mí me gustan todos, por la diferencia y tu atrevimiento a dibujarlo todo!! Ese frailecillo está estupendo, le faltan los boquerones típicos con los que suelen salir ee la fotos, ¿ verdad? esa hilera de una docena de pescaditos :-)
    Un abrazo, amigo.
    Beni.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, Beni: le faltan los boquerones en el pico.
    Un placer tenerte por aquí, amigo mío.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Unos dibujos estupendos!
    coincido contigo en que es mejor cuando están vivos ; )

    ResponderEliminar
  7. Gracias Sadeu. Dibujarlos cuando no están quietos tiene su encanto, aunque no siempre se consiguen resultados satisfactorios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar