viernes, 11 de noviembre de 2011

TIROLESAS




















Diseñadas por un médico austriaco, en el siglo XVIII fueron muy populares en su país de origen, así como en la vecina Alemania.
Se trata de pipas de porcelana de grandes dimensiones, que suelen estar decoradas con escenas costumbristas. Su cazoleta, que casi siempre lleva una tapa metálica, no va conectada directamente al tubo sino a una cámara de condensación, ya que la porcelana no transpira y la humedad de la combustión se va depositando en este depósito.

Las dos piezas que muestro forman parte de mi colección desde hace tanto tiempo que ya no recuerdo cómo llegaron a mis manos (creo que me las regaló mi mujer en alguna fecha señalada)

4 comentarios:

  1. Qué delicadas. La que tiene forma de embudo me parece muy elegante; su decoración me recuerda los primorosos juegos de café de mis abuelas. la otra, se me antoja por un lado, la cabeza de un hombrecillo, por otro, no sé por qué, me recuerda a un pajarillo y me parece muy graciosa.

    ResponderEliminar
  2. Siempre me parecieron muy bonitas, por eso quise mostrarlas en el blog. Como bien dices, el proceso de decoración es similar al de las porcelanas de nuestras abuelas.
    Gracias Margarita. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Oñera! después de un tiempo( como siempre) de ausencia, reaparezco y me gusta encontrar tus fotos, acuarelas, comentarios... ¡ Menuda colección de pipas! estas pipas tirolesas son una delicia. No me imagino su tamaño, pero dices que son grandes, tipo cachimba. Quizás lleguen al pecho cuando las tienes en la boca.
    Un abrazo, amigo!
    Beni.

    ResponderEliminar
  4. Encantado de verte por aquí, Beni. Hay que tener el cuello muy largo para que no lleguen al pecho: ¡miden unos 35 cm!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar