martes, 20 de diciembre de 2011

ABANDONO POR DERRIBO




















Estos dibujos, realizados hace ya algunos años, muestran ventanas y balcones de edificios abandonados -algunos ya en ruinas- del barrio del Natahoyo (Gijón). Se trata de una zona próxima a los astilleros que, en aquellos días previos al crack inmobiliario, se presumía que iba a ser derruida para la posterior construcción de edificios de lujo con vistas al mar.
A día de hoy, en plena crisis mundial, todo sigue igual. Los edificios abandonados continúan a la sombra de las grandes grúas de los astilleros, que afortunadamente siguen construyendo barcos en la costa gijonesa.




















Dibujos realizados con estilógrafo y coloreados con lápices acuarelables

9 comentarios:

  1. Conmovedora historia y exquisitos dibujos!

    Saludos de agua desde mi costa celeste, que lo espera...

    ResponderEliminar
  2. Me encantan tus dibujos, Oñera! Han sido abandonadas pero sus ojos de artista las hizo muy hermosas.

    Aprovecho esta oportunidad para desearte una Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Algamarina. Me encanta que te gusten.

    Felices Fiestas, Anamaria. Un día de estos volveré por allí a dibujar y podremos comparar el resultado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Es bonita la historia de barrios y edificios, estoy deseando ver el dibujo del estado actual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho eso de las ventanas, debe de ser por la sensacion de libertad que inspiran, tu estas las has realizado muy bien, y si ademas vienen con moraleja, mejor que mejor.
    Un saludo y FELIZ NAVIDAD.

    ResponderEliminar
  6. Regresaré por allí a dibujar, Susana. Y compararemos unos y otros dibujos.

    Es cierto que las ventanas tienen algo, Jose. En cuanto a la realización, nada que ver con mis dibujos actuales.

    Gracias a l@s dos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me gusa como has captado ese aire decadente, esas rejas, esa vegetación que va tomando posesión del terreno, sin prisa, pero sin pausa, Oñera. Además, a mi desde niña, ante estos edificios abandonados, me gusta imaginar qué, quién, y cómo se vivió tras esos muros abandonados. Ahora, a esperar la versión actualizada.
    Abrazote en este primer día de invierno...

    ResponderEliminar
  8. ¿Me gusa? no, no es que tenga hambre, es que me como las letras por vicio...y mala cabeza...
    Me gusta, eso quería decir...ainss

    ResponderEliminar
  9. Gracias Margarita. Es cierto que los edificios en ruinas siempre dejan abiertos muchos interrogantes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar