martes, 24 de enero de 2012

SESIÓN DE TARDE


Me encontraba sólo en casa un sábado cualquiera disfrutando de la película que emitían en el espacio Sesión de Tarde, que en aquella ocasión era del oeste y protagonizada nada menos que por Llon Güein –“Río algo” creo que se titulaba–, cuando sonó el teléfono y tuve que dejar de ver la tele para ir hasta el dormitorio de mis padres a coger el maldito aparato (todavía hoy no me explico porqué no teníamos el teléfono en la sala como todo el mundo)
–Dígame.
–¿Chema?. Soy Isa.
–Perdone pero está equivocada.
–Bah, venga. Déjate de hacer el indio y atiende: ¿mañana a qué hora?
–No . . . que ya . . . O sea, ¡que está equivocada!
–Jolín Chema, siempre estás igual. ¿Quedamos o qué?
–De verdad: ¡Que no soy Chema! ¡Que se debió confundir al marcar!
–¿Sabes qué te digo? ¡Que a veces eres un pesao!
–Oiga, de verdad: que se equivocó. ¡Que no soy Chema!
–Mira, no te lo repito más. ¿Quieres quedar mañana o no?
–Créame. No me llamo Chema. ¿Porqué no cuelga y vuelve a marcar?. Verá como le contesta él.
–¿Que cuelgue?. Pues claro que voy a colgar. ¡Tú no sabes con quien estás hablando!
–Le juro que la que no sabe con quien está hablando es usted.
–¡Como me llamo Isabel que tú no te ríes más de mí!. Mira: mañana a las cinco y media voy a estar en La Plazuela. Si quieres pasas por allí y si no . . . ¡a mí no me vuelvas a dirigir la palabra! ¿entiendes?
–Oiga, de verdad, que yo no . . .
–PI PI PI PI PI PI . . .
¡Mierda, colgó!. Yo aquí peleándome con ésta y el Chema ese tan tranquilo viendo la peli de la tele. ¡Mecagon la . . .

¿Y la Isabel?, se preguntarán ustedes. Pues pa haberla visto al día siguiente: Compuesta y sin novio esperando en La Plazuela y . . . ¡echando humo por las orejas!

14 comentarios:

  1. Jiii, menuda papeleta, Oñera, en mi caso, un tipo que decía ser mi abogado, me largó -sin resuello- los entresijos y todo el meollo para la venta "en negro" de un piso heredado, sin darme tiempo a aclarar que yo no era Mar...sino Marga...jjee. Me imagino que en tu caso, si la fémina hubiese gastado otros humos, igual hasta podría haber dado pie a una aventurilla, aunque, claro, no sé en qué arco de edad te encontrabas por aquél entonces....jiii
    Abrazotesss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ese abogado es peor que lo de Isabel, que se canlentó solita pensando que le tomaba el pelo su novio.
      Tenía trece o catorce años, Margarita. Con esa vivencia aprendí lo peligrosa que puede llegar a ser una llamada telefónica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ahahahahahah....você me fez dar boas risadas, Oñera! Foi melhor do que a sessão da tarde! Gostei de passar por aqui! Você entende se eu escrevo em português? Para mim ler espanhol é fácil mas escrever dá um trabalho! Um bom dia para você!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo bien si escribes en Portugués, Anamaría.
      Contento de que te gusten mis historias. Si provocan en quien las lee una sonrisa, el objetivo está cumplido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jajajajaja....ya te digo..vaya situación!
    Oye.....no sería el Chema que mandó los bocetos que le hice a mi hija... juas!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que es él, Anais. Se metió a cura porque, después de darle plantó a Isabel, se quedó sin novia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. De fenómeno nada, Pedro. Sólo son pequeñas historias con un toque de humor. Encantado de que te gusten.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. La cara que se le debió quedar al día siguiente en la plazuela, compuesta y sin novoio.
    eres un fenómeno, Oñera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué pasaría después de esa llamada? ¡Quién sabe, Susana!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Jajajajajaj muy bueno oñera! Me has echo reír un rato...voy a seguir disfrutando de tu blog jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Genial que te rías, Conchy! Me alegra que te guste la historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. desde luego una situación muy graciosa, seguro que con unos añitos más le habrías seguido el juego ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta se seguía el juego ella sola, Sadeu. ¡Metía la directa y no había manera de pararla!
      Un abrazo.

      Eliminar