jueves, 12 de abril de 2012

VENTILADORES Y DROMEDARIOS

TALLER DE NARRATIVA
Ejercicio - Buscar analogías entre un ventilador y un dromedario


No creo entrar en discordancia con ninguna cultura ni creencia religiosa si aseguro que los ventiladores no tienen orejas. Y esa es precisamente la principal diferencia que encuentro entre ese aparato que se utiliza para agitar el aire y un mamífero terrestre como el dromedario: el ventilador carece de pabellones auditivos. Este hecho que a priori pudiera parecer baladí no lo es tanto ya que, en el caso de no existir dicha carencia, las corrientes de aire provocadas por el movimiento rotatorio de sus aspas provocaría al mencionado aparato el padecimiento de crónicas otitis.
Si se tratase de un mamífero marino –el delfín, verbigracia–, la realización de una comparativa con el ventilador sería más ardua y complicada, ya que la carencia de orejas en ambos elementos cotejados podría inducir al error en el momento de la identificación de los mismos. Es evidente que no encontramos este problema en el caso que nos ocupa, ya que la cabeza del jorobado patilargo está claramente adornada con dos orejas situadas a ambos lados y en la parte superior de la misma.
Además de orejudo es el dromedario poseedor de un abultamiento dorsal que también lo diferencia claramente del ventilador, artefacto éste que como todo el mundo conoce no posee giba alguna. Sirve así mismo la mencionada corcova para diferenciarlo de su pariente el camello, que no tiene una sino dos jorobas. Esta disparidad, en ningún modo trivial, me lleva al descubrimiento de que el tabaco que fumaba en mis años mozos no era de la marca que figura en el paquete de cigarrillos, ya que fijándose en el logotipo fácilmente se llega a la conclusión de que su nombre comercial debería ser Dromel.
He de reconocer que, por proximidad, me resultan más familiares los hábitos del ventilador que los del dromedario, ya que de éste último son escasos los ejemplares que se pueden ver por las calles de mi barrio. Abundan sin embargo los camellos, sobre todo en ciertas esquinas y callejones. Incluso hay quien dice que muchos de ellos son confidentes de las fuerzas del orden, hecho éste del que nunca pude confirmar su veracidad. Lo que sí puedo afirmar rotundamente es que todos los ventiladores son unos soplones.
Tras diversos estudios se sabe a ciencia cierta que los dromedarios, empedernidos mascadores de chicle, gustan de sonreír al personal de manera harto socarrona. También está científicamente comprobado que los ventiladores dan muchas vueltas para no llegar nunca a ninguna parte. Personalmente les diré, si me permiten la confidencia, que en mi próxima vida no me gustaría reencarnarme en ventilador (¡qué mareo!) ni en dromedario (¡menudo dolor de mandíbula!)
Y ya para concluir, aportaré otro dato gracias al cual nunca volverán a confundir un rumiante jorobado con un artefacto de aspas giratorias: jamás nadie le ofrecerá un ventilador a cambio de uno de sus parientes y/o seres queridos. Un dromedario sí. Incluso, dependiendo de la parienta en cuestión, más de uno me atrevería a aventurar.
De hecho, en el sur de Marruecos, un mercader berebere me ofreció hace años realizar un canje entre tres de sus dromedarios y mi mujer. Encontré la oferta tentadora claro, pero la rechacé al calcular que aquel trío de rumiantes y yo íbamos a estar bastante apretados en mi cama de matrimonio. Así que ya ven: jamás llegué a ser propietario de dromedario alguno. Y tampoco amo y señor de ningún ventilador. Si a ustedes les sobra un ejemplar de cualquiera de éstas especies, ventiladores o dromedarios, se lo cambio gustosamente por mi cuñado, individuo vertebrado que carece de joroba pero que… ¡joroba bastante!

12 comentarios:

  1. Buenísimo!!! Un placer leer esta página...

    Saludos azules desde mi playa con la brisa del mar, sin ventilador...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Algamarina. Encantado de que disfrutes con la lectura de este texto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sehr lustig Deine Zeichnung und die Geschichte. Fantasievoll und professionell. Kompliment!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Danke Janina. Vor allem durch die Probleme der Übersetzung.
      Eine Umarmung.

      Eliminar
  3. Bella fantasia Onera, e molto divertente! Abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Jane. Sono contento che ridere alla storia.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  4. No lo has puesto tú difícil "ni ná", chavalito: buscar analogías entre ¡un dromedario y un ventilador! G'ensanta......Bien hecho, anyway! :)
    De todos modos, respecto al "cuñado-desjorobado-jorobante"....creo que es una especie cuya existencia no falla en cada familia... :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como sigas haciendo esa publicidad del cuñao después nadie querrá cambiatelo por un ventilador ni por ná.
      Gracias Anais. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ciao, la scarsa capacità d'inventiva è un difetto dei nostri tempi e fa sempre piacere trovare chi ce l'ha... molto simpatico e fantasioso!
    Ciao, ciao, Floriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Floriana. In tuo commento mi rende felice.
      Un abrraccio.

      Eliminar
  6. Oñera, FLIPO contigo...qué capacidad, imaginación y derroche de escritura. Vete pensando en lo del libro, si no lo has hecho ya. Te tengo últimamente un poco "abandonao" pero es que no tengo mucho tiempo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Kubi. Se trata de aderezar el texto con un poco de humor.
      A ver cuando nos vemos, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar