lunes, 25 de junio de 2012

MI DOCTORA PREFERIDA



Que lejos queda aquel día en que decidió que de mayor quería ser médica. Supongo que tomó tal determinación con el propósito de curar a los amigos de sus padres, que de la cabeza estamos bastante perjudicados (al menos algunos)

Pronto se dio cuenta de que aquello era una causa perdida, porque lo nuestro no tiene cura. Aún así terminó la carrera  –y con notaza, todo hay que decirlo–  y hoy, precisamente hoy, comienza a preparar el MIR.

Por eso le dedico este post, para darle un empujoncito de ánimo aunque sé que no lo necesita. Bueno, por eso y porque lo mío no tiene remedio. Ni falta que me hace.

Nota del autor – Mi doctora preferida es más guapa de lo que veis en el dibujo.

10 comentarios:

  1. Molto simpatica questa bella dottoressa, abbraccio !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Jane. Un po da quando ho disegnato un cartone animato.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  2. Que suerte tienen algunos de tener una doctora joven, guapa y de CONFIANZA.
    Felicidades a ámbos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que hay que tener amigos hasta en el infierno, Teresa. Y tal y como se están poniendo las cosas... ¡en la Sanidad más!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Bonito regalo. !Felicidades¡ y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia. Creo que a ella también le gustó.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Complimenti alla dottoressa e un abbraccio a te! Ciao Oñera!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darò le tue congratulazioni, Tito.
      Grazie mille. Un abbraccio.

      Eliminar
  5. Querido Oñera, me pilló en los madriles esta magnífica noticia. Pero aunque llegue con retraso, esto me emociona un montón; me alegro por ti y contigo. La niña, tu niña, esa que ayer roía las esquinas de la casa con el correpasillos, de la noche a la mañana -seguro que parece que fue ayer...-,es toda una mujer. Tu doctora favortita es guapa y tiene una mirada dulce pero tenaz, asi que llegará donde se proponga. A los orgullosos padres -que comparten el mecenazgo de la creación y desarrollo de la guapa doctora al 50%- solo les queda que hacer sitio en la silla porque, inevitablemente, uno se pone gordo, con los éxitos de los hijos...
    Un fortísimo abrazo a los mecenas y un gran beso a tu doctora favorita que tanto, tanto ha trabajado. ¡Jopetas y encima vas a tener médico gratis pese a los recortes...! pero qué sueertudo...

    Un fuerte, fuerte y cálido abrazo.
    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es mi hija, Margarita... ¡lo es de unos buenos amigos!
      En cuanto al resto de tu comentario estoy totalmente de acuerdo. Sobre todo en lo de que los padres engordan (sin embargo las madres se mantienen jóvenes, guapas y delgadas)
      Un abrazo.
      PD - Me acojo a lo del médico gratis, que la cosa de la Seguridad Social se está poniendo chunga.

      Eliminar