jueves, 22 de noviembre de 2012

PAPARRUCHAS

TALLER DE NARRATIVA
Ejercicio - Escoger un cuento infantil y contar la historia desde el punto de vista de uno de sus personajes. No se pueden usar los verbos ser y tener.


AY HO, AY HO, A CASA A DESCANSAR…

¡Bah! ¡Paparruchas! ¡Para cancioncitas estoy yo! Durante años sacando diamantes de la mina y todavía comparto choza en el bosque con estos seis. Me tocó la suerte del enano, ¡lo que yo te diga!

Y ahora va la niñata esa y come una manzana envenenada que le da la reina. ¿A quien se le ocurre semejante insensatez?  Si la boba ésta llega a ir al colegio deja sin existencias al señor que regala caramelos con droga. Mira que se lo dije: no se come lo que te ofrecen los desconocidos… ¡y menos si van disfrazados de bruja!

Pero claro, como Sabio se cree tan listo, pues la dejamos sola en la chabola, cantando con voz de pito y hablando con los pajaritos y con ese cervatillo que parece pariente de Bambi. ¡Paparruchas!

Y ahora busca un príncipe para que le de un beso y la despierte. ¡Que nos vamos a meter en un lío, Sabio! ¡Que se van a querellar! ¡Que estamos plagiando el final de la Bella Durmiente! Y además… ¡no me parece tan sencillo encontrar un príncipe azul! ¡Uno que conocía se lo quedó la presentadora del telediario!

Pero al final todo saldrá bien, ya verás. Porque si saliese mal creceríamos los enanos y, claro, no caerá esa breva. ¡Y del espejito ese ni me hables!  Si una tía te pregunta quién te parece la más guapa… ¡le dices que ella coño! ¿O nunca estuviste casado?

Del nombrecito de la niñata prefiero no hablar. Blancanieves le pusieron. Si llega a salir niño, ¿cómo lo llaman? ¿Negrocarbón?  Claro que tampoco nosotros podemos presumir de onomástica. Que si Dormilón, que si Romántico, que si Mocoso…. ¡Paparruchas! ¡Me gustaría a mí conocer al que escribió el cuento!

¿Y tú qué dices tonto lava? Deja de hacer esparavanes que no te entiendo. ¿Alguien sabe qué quiere decir Mudito? Ah, que aquel parece un príncipe azul. No me atrevería a afirmarlo, chico. Quizá vinieron los de las galletas esas pegadas con chocolate a rodar un anuncio. Aunque con esa faldita, esas mallas y esa pluma, a mí me parece más un príncipe rosa, ¡qué quieres que te diga!

Y para terminar, ya se sabe: todos felices comiendo perdices. Como si no vivieran en el bosque otros bichos más suculentos que llevarse a la boca. Un jabalí, por ejemplo, me parece mucho más apetitoso. O si no… ¡metemos en el horno al pariente de Bambi!

Ah, claro, que no se puede. ¡Que los amigos de la niñata no se comen! 

¡¡Paparruchas!!

12 comentarios:

  1. Ay, algo me dice que el narrador es un tal Gruñón, Oñera. Yo que él no me quejaría tanto, a fin de cuentas aún no les han embargado la chabola, todos tienen trabajo y se van a relacionar con la realeza, lo cual puede ser muy provechoso a nivel interancional en el asunto de la mina...Bromas aparte, me he reído con ganas. Le has dado un buen repaso al asunto, Oñera. ¡Bravo! jeeje...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que el trabajo y la vivienda son derechos constitucionales que se están convirtiendo en privilegios. Así están las cosas de mal, y todo lo demás son paparruchas.
      Gracias por comentar, Margarita. Un abrazo.

      Eliminar
  2. hi Onera-)))
    esbozar historia muy dulce y lindo-))))
    mis besos
    Christa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contento de que te guste, Christa. Y más teniendo en cuenta el esfuerzo de la traducción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este enanito no dice mas que verdades. Muy, muy ingenioso Oñera, y una gran agilidad mental. Felicidades. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eva. Por leerme y por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué difícil no poder usar los verbos ser y tener. Me has hecho reir un rato :) Muy buen relato. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado por hacerte reir, Sonia. Lo de vetar esos verbos no es más que un juego, tienes que buscar la manera de decir lo mismo sin usarlos.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Oñera, eres genial, me gustan mucho tus relatos.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gusten, Rosa. ¡Habrá más!
      Gracias por la visita. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me hiciste reir, que grande eres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno reir, Olga. ¡Y más en estos tiempos!
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar