jueves, 1 de noviembre de 2012

PELAYO


TALLER DE NARRATIVA
Ejercicio - Escribir un texto utilizando las siguientes palabras: noche, navaja, zapatilla, cucaracha y vela (por ese orden)



¡Pelayo! ¡Deja ya a esa niña! No le tires del pelo que tienes las manos llenas de nocilla.

Pues sí hija, cambiaron la hora y se nos hace de noche en el parque. Pero a lo que iba: por nuestro aniversario fuimos a cenar a ese restaurante nuevo que hay en el muelle. Mesa reservada y hubo que esperar. ¿Dónde está la crisis?  De primero va mi Enrique y pide una de navajas. Y una botella de ese vino que tanto me gusta. Sí mujer, del blanquito ese que sabe tan bien.

¡Pelayo! ¡Ven acá p´acá! Que te ate el cordón de la zapatilla. ¡Acaba el bocata!  Y deja a tu hermana, que está muy tranquila en el cochecito.

Lo que te decía. A la niña, para la merienda, le echo en el potito un par de galletas bien machacaditas. ¡Tiene ya dos dientes!  En cuanto mastique le doy un quesito y una loncha fina de jamón de York. ¿Sabes a quién vi?  A María García. ¿Qué no la recuerdas?  Aquella que aprobaba porque se acostaba con el profesor. Si la ves ahora. ¡Parece una vaca! ¡Y con unos pelos!  Con lo estirada que era y lo que presumía, y ahora va con bolsos de esos del top manta.

¡Pelayo! ¡Salme de ese charco! ¡Hay que ver qué trazas!  Y juega aquí enfrente donde yo te vea.

¡Uy! Mira que carrera. No gano para medias. Para venir al parque lo mejor los jeans. Compré unos pitillo de color canela. ¿Qué cómo me quedan? ¡Como un guante, guapa! ¡Ni hechos para mí!  Ahí va mi vecina, que ya van seis meses de lo del marido y no deja el luto. Siempre se lo digo a la pobre muchacha: de negro riguroso y así de encogida vas a convertirte en una cucaracha. ¿Crees que lloverá?  Que tengo tendida toda la colada y si no seca el chándal… ¿qué le pongo al niño para la gimnasia?  ¡Anda qué hora es! ¡Qué tarde se hizo!

¡Pelayo! ¡Nos vamos!  No, un poco más no. ¡Ven acá iso flauto!

Bueno guapa. Mua, mua. ¡Hoy no has hablao nada!  Que me tiene en vela lo de tu cuñada. ¿Por fin se separa?  Mañana me cuentas. Y ahora la niña se pone a llorar. Será por los dientes. Me tengo que ir ya…

¡¡Pelayooo!!
 

12 comentarios:

  1. Hola Oñera, es genial, divertido, ocurrente. Me lo paso fenomenal leyendo tus relatos. Y por supuesto Pelayo es un encanto.

    Un cariñoso saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Yo me lo paso bien escribiéndolos.
      Me alegra que te guste. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Caro Onera, mi dispiace sempre non riuscire a capire bene anche con l'aiuto del traduttore...ma ti saluto :-)) Abbraccio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verità è che il traduttore no funziona alla grande, Jane. apprezzo lo sforzo che si prende a leggere le mie storie.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  3. De lo mas ingenioso. Has adaptado perfectamente al contexto los diferentes significados de las palabras a usar. Y esas expresiones a Pelayo, algunas no las conocia y me parecen de lo mas simpatico. La ilustracion del niño, realmente como lo imaginas al leer el relato. Feliz dia festivo oñera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, Eva. Seguiré escribiendo y publicando en el blog.
      Feliz fin de semana largo. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ja,jaaa...Muy bueno, además, me gusta mucho la ilustración, Oñera. Viendo a Pelayo de primeras, quiero decir antes de leer el texto, pensé en el típico niño travieso: angelito "inocente" de apariencia tímida y callada, que las mata callando; pero después de leer el texto, me declaro Pelaya confesa, fan, amiga solidaria y luchadora infatigable de, y para, picias comunes. Es lo menos que una puede hacer: ponerse en su bando, el de los silenciosos observadores que murmuran e idean mil picias en sus adentros, para compensar el soliloquio verborréico de esta madre verbalmente incontinente e incontenible. Resumiendo -que no es lo mío, lo sé-. ¡Genial!

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita. Yo también me declaro "pelayista"
      Como ves otro ejercicio del taller de narrativa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es un relato muy divertido e ingenioso. Me gusta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de que te guste, Sonia. Habrá más, no lo dudes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hay algunas madres, que les viene muy bien tener unos cuantos "pelayos" en casa; es lo que deduzco de tu buen relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jesús. Con la que se viene encima, supongo que bajará la natalidad y cada vez se verán menos "Pelayos" jugando en los parques.
      Un abrazo.

      Eliminar