lunes, 14 de enero de 2013

NADIE SE RIÓ

                                                                                 TALLER DE NARRATIVA
      Ejercicio - Escribir un relato que comience con la frase: "Nadie se rió cuando Francisco llamó papá al Doctor González"

Nadie se rió cuando Francisco llamó papá al Doctor González. A pesar del silencio que se había hecho en la estancia parece que nadie le oyó o, en todo caso, que nadie dio al suceso importancia.

Hacía escasos minutos que Alba, la joven madre de Francisco, había entrado en la sala con el niño en brazos. No había vuelto a ver a su familia desde que, casi año y medio antes, se había ido de casa. Después de tiempo meditándolo decidió que volvería precisamente aquel día.

Sin decir nada, su madre la observó nerviosa con sus habituales ojos tristes y apagados. Luego, bajando la cabeza para evitar el cruce de miradas, se limitó a tomar por vez primera a su nieto en brazos. Y lloró después también en silencio, como hacía siempre.

Pedro, el hermano mayor de Alba, estudiante del último curso de medicina, aferró a la recién llegada por el brazo y la obligó a acompañarle al pasillo.

––¿Qué haces aquí? ––inquirió en voz baja, para continuar hablando sin dar tiempo a Alba para responder––. ¡Tres meses estuvo muriéndose y apareces ahora!
––Mi más sentido pésame ––dijo una vecina acercándose a Pedro para tomarle las manos con gesto cariñoso, sin reparar para nada en la chica––. Siempre se van los mejores.
––Gracias, muchas gracias ––respondió Pedro mecánicamente y, cuando la señora se alejó, se dirigió de nuevo a su hermana––. ¡Lárgate Alba! ¡Coge a tu puto hijo y lárgate!

No contestó. Se limitó a regresar a la sala repleta de gente que se había acercado a expresar sus condolencias. Su hermano Nico la acogió con un caluroso abrazo.

––No sabes cuanto te he echado de menos ––le dijo el adolescente––. Estás muy guapa. Distinta. No sé… ¡mayor!
––Tú sí que estás guapo. ¡Y muy alto! ––replicó ella tomándole el rostro entre las manos, mientras un par de lágrimas cobraban vida propia rebosando de sus ojos anegados.

¡Dios! Tantos meses transcurridos. Tanto tiempo culpándose por haberlo dejado sólo en aquella casa. Y ahora le parecía que seguía siendo el mismo chiquillo, como si el tiempo sólo hubiese transcurrido para ella.

Secándose las lágrimas se acercó hasta donde estaba su madre. Y se sintió reconfortada cuando de nuevo tuvo en sus brazos al niño, que se abalanzó sobre ella en cuanto la vio aproximarse. Nada se dijeron las dos mujeres. Quizá un reproche y una súplica con las miradas, pero nada más. Abrazando a su hijo, Alba se dirigió después al féretro abierto, donde descansaba Pedro González.

Nadie se rió cuando Francisco llamó papá al Doctor González. A pesar del silencio que se había hecho en la estancia parece que nadie le oyó. Tampoco escucharon a Alba cuando en voz muy baja dijo:

––Sí hijo. ¡Y también tu abuelo!

20 comentarios:

  1. i don't understand,but your roses is so lovely dear Onera!!!!!
    kisses +hug
    Christa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello Christa. I appreciate the effort to try to read text.
      A hug.

      Eliminar
  2. OÑERA, un relato muy bonito, pero triste, y verdadero como la vida misma.
    La rosa ya tiene vida, te felicito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la historia que se fue formando a partir de esa frase inicial.
      Gracias Mariluz. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Oñera. Al leerlo lo estaba viendo, muy bien escrito y muy duro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el mejor elogio que puede recibir un texto: que el lector se meta en el argumento.
      Gracias Olga. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buen relato con dura sorpresa al final, refleja muy bien algunas miserias humanas que florecen en acontecimientos como un velatorio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús. Como ves en esta ocasión la historia avanzó por caminos alejados del relato de humor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ciao Onera,
    come sempre sono alle prese con la traduzione che spesso non funziona e le mie capacità nell'uso del computer, come forse hai capito, sono piuttosto scarse...Quello che riesco a capire dal tuo testo è parziale e surreale...Ci riproverò...
    Per il momento ti faccio gli auguri di buon anno, ti ringrazio ancora per il bel pensiero che hai avuto e ti saluto tanto. a presto, ciao, Floriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie per aver provato a leggere il testo con il traduttore, Floriana. Lo so che è uno strumento che non funziona molto bene.
      Felice Anno Nuovo. Un abbraccio.

      Eliminar
  6. Ufff, muy bien escrito. Te conecta con la realidad, muy dura por cierto, de la vida. No todo es alegría, hay mucho drama por ahí, en tu rosa se notan las espinas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Teresa. Esa era la idea cuando pensé en un dibujo para acompañar el texto.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hay verdades que chirrían. Verdades que incomodan. Que hieren. Que inquietan. Verdades que, aunque se oyen, no se escuchan. La aparente paz del hogar, esa que pesa como una losa, lo conveniente, la pura apariencia se apresuran a acallarla. Y, a su alrededor, se teje un inquietante silencio que, curiosamente, se vuelve más hiriente, irritante e insportable para quienes lo tejieron. Me ha gustado mucho la breve, pero intensa descripción que has hecho de los personajes y sus actitudes. A través de ella uno puede ver no sólo este momento, sino cómo encara cada cual la vida.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que así se tiene que encarar a los personajes y situaciones en los cuentos cortos. Así de sencillo y así de dificil. Por eso me gustan tanto estos relatos (sobre todo en las escasas ocasiones que salen decentes)
      Gracias Margarita. Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es un relato emocionante. En la vida real seguro que hay situaciones parecidas. Muy bueno Oñera. Un abrazo.
    La rosa es muy bonita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente sí, Sonia. Seguro que en la vida real se dan casos como este.
      Gracias. Un abraZO.

      Eliminar
  9. Vaya relato Oñera, te quedas impresionado, sintiendo la situación, se puede respirar el dolor y la tragedia en tus palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que humildemente persigo Rosa, que el lector se meta de lleno en la historia.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ola amigo,história triste sim, mas muito,muito humana e com uma realidade que nos toca fundo no coração.Meu grande abraço. SU.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi Su. Na verdade, essa é a vida: histórias felizes e tristes que se entrelaçam.
      Um abraço.

      Eliminar