lunes, 28 de enero de 2013

ÚLTIMA HORA


TALLER DE NARRATIVA
Ejercicio - En esta ocasión la profe nos dió diez minutos para escribir sobre un bar a la hora del cierre. Así, sin tiempo previo para pensar.

Una luz amarillenta que quiere escapar se estrella contra mí cuando abro la puerta y me cruzo con el último cliente. Siento entonces ese calor que me acoge mientras los camareros limpian el suelo sin prisa, como jugando al hokey sobre las baldosas, dirigiendo a cámara lenta los cubos con los palos de las fregonas. Se mueven rítmicamente entre mesas con las sillas alzadas del revés, emulando las antenas de los edificios de una ciudad liliputiense.

Al fondo cordilleras nevadas de manteles arrugados y amontonados sin concierto.  Percibo entonces ese olor a ginebra y limón, como cada vez que ella limpia la encimera del vetusto mostrador. Ese aroma que, noche tras noche, me hace sentir bien.

––¿Te falta mucho para salir?

20 comentarios:

  1. Excelente microrelato y más con tanta presión, salió un texto mucho más que digno.

    Venga ese gintonic.
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chinchín, Sergio.
      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Le que más me gusta de este relato es que está cargado de sensaciones de todo tipo que van envolviendo suave y lentamente al lector mientras el plano avanza y se abre. Hasta llegar a ella. El lector, que ha ido acompañando al narrador, como si fuese él mismo, siintiéndose parte de la escena, comprende entonces que el protagonista ha de continuar en solitario... Ella, desde el mostrador, acoge a uno y despide al otro con una sonrisa de ojos cansados pero de corazón cálido...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es la primera vez que tu comentario supera a mi relato, Margarita. Si mi texto consigue todo eso me puedo dar por satisfecho.
      Montones de gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Esto del microrelato se las trae, Teresa. Con que fuese bueno una vez ya me conformaría.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  4. C'è uno scrittore nascosto in te Onera, quanti talenti hai ? ! Abbraccio e buona settimana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Io sono solo un apprendista, Jane. Ma continuare a scrivere perché amo.
      Bouna settimana. Un abbraccio.

      Eliminar
  5. Eres un estupendo narrador Oñera. Y en solo 10 minutos, no creo que a mi se me hubiese ocurrido algo. Pero, ademas con su inicio, nudo y desenlace, inesperado. Hay mucho que comentar de esto. Hay que tener una gran agilidad mental. Te felicito. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no veas el nivel de los microrelatos que escribieron mis compañeras (ese día todas eran chicas menos yo).
      Me alegra que te guste, Eva. Un abrazo.

      Eliminar
  6. SE HA DESCUBIERTO ANTI ANTE MÍ UN NARRADOR DE AÚPA.
    Y con el tiempo bien ajustado, FELICITACIONES AMIGO OÑERAS.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariluz. Como ves escribir es otra de mis aficiones, así que seguiré publicando mis textos en el blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Oñera eres grande, me gusta mucho y en tan poco tiempo. Bravo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Rosa: grande a lo ancho. ¡Y más grande que me puse estas navidades!
      Contento de que te guste el relatillo. Un abrazo.

      Eliminar
  8. A veces lo espontáneo sale mejor, que lo repensado, y este es un buen ejemplo, ya que el relato está bordao. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Jesús, pero sólo a veces. Disfruto más cuando hay más tiempo para ir montando la historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Tanto ingenio en tan solo diez minutos. Sabes, según leo tu relato veo las imágenes :) El dibujo muy en consonancia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sonia. Espero que no se agoten las historias para contar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Oñera: Gran relato en poco espacio y tiempo. Es un magnífico ejemplo del microrelato. Me has dado una idea: volver a leer el libro "Los males menores" del gran Luis Mateo Díez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo leí, Imanol. Es una de mis lecturas pendientes.
      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar