lunes, 4 de febrero de 2013

FAMILIA


Sentado en mi sillón favorito observo la colección de pipas y llego a la conclusión de que tienen vida propia. Creo que ahí, en ese mundo interior de las vitrinas, algunas pipas se buscan y, cuando consiguen encontrarse, comienzan una aventura en común en la que a veces  -sólo a veces-  hasta tienen descendencia.

Hoy os quiero presentar a una de esas familias. Se trata de pipas artesanas, sencillas, sin grandes pretensiones. Una cazoleta de arcilla más o menos decorada, una caña de bambú y poco más. Apenas un trocito de cuero para que que poses los labios si quieres fumar alguna de elllas.





Este es el padre. Un ejemplar grande y robusto. Con la caña de bambú larga y ancha.










Aquí tenéis a la madre. Más fina y estilizada. Muy guapa, si se me permite el comentario.









Estos son sus tres hijos. Muy parecidos entre sí, pero con diferente personalidad.





¿Qué os parecen?  Cómo ya dije, unas pipas sencillas. Personalmente me gustan mucho, pero qué voy a decir si... ¡soy amigo de la familia!

12 comentarios:

  1. Una bella famiglia di grande classe , trovo interessante la tua collezione di pipe . Abbraccio e buona settimana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie Jane. Continuerò mostrando le mie pipe, alcuni in famiglie come questa volta.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  2. Se les nota felices ya que no hay suegra por medio. Bonitas pipas Oñera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Jesús: ¡la familia perfecta!
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues esta es una familia linda, Oñera.
    Los padres, ambos estilizados: él, delgado, sobrio y, a la vez, brillante; ella, de piel suave y clara, decora su cazoleta con discretos detalles que no hacen sino realzar una innata elegancia que navega entre el exotismo de lo asiático y un cierto toque enigmático, tribal, casi felino. Los pequeñuelos: Uno, perlirrojo y travieso, el mediano, aparentemente sobrio y discreto, es en realidad puro nervio, de los que las matan cayando y, sufre el inevitable síndrome del hermano de en medio. La pequeña, de apariencia serena, no nos engañemos, aparte de ser un trasto, no sólo ha heredado de la mami su piel clara, sino que ya juega a ser mayor y, a escondidas, la imita maquillando su cazoleta...
    .Sí. Realmente, tus pipas se me aparecen como una linda familia, Oñera.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora me parecen mucho más bonitas de lo que en realidad son. Da gusto leer tus comentarios, Margarita.
      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Que alegría OÑERA!, con una buena imaginación, puedes disfrutar con una preciosa historia.
    Te felicito eres un soñador. abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los políticos que nos gobiernan no consigan convertir esos sueños en pesadillas, Mariluz. De momento continúo soñando y disfrutando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me encanta esta entrada. Tu ocurrencia no está fuera de lugar, es una familia perfecta y se nota que la quieres. A todo esto, no sé si la colección la conseguiste toda de una vez o tú mismo fuiste creando la familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La colección va creciendo poco a poco, Sonia. Suelo comprar alguna cuando voy de viaje, pero sobre todo se incrementa con regalos de familiares y amigos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Oñera, me gusta tu colección de pipas. Debes estar emocionado cuando las admiras. Son muy bonitas.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta sentarme en el salón rodeado de pipas, Rosa. Lo malo es cuando toca limpiarlas.
      Gracias. Un abrazo.

      Eliminar