lunes, 4 de marzo de 2013

MADRE E HIJA


La última vez que hablé de mis pipas en este blog fue para presentaros a toda una familia, compuesta por un matrimonio y sus tres hijos. En esta ocasión os muestro sólo un par de ejemplares que, siguiendo con estas presentaciones según el parentesco, bien podrían ser madre e hija.

Se trata de dos pipas africanas con clara influencia asiática. La pequeña lleva tantos años formando parte de mi colección que ya no recuerdo de donde salió. La grande fue un regalo de mi madre, a su regreso de un viaje por las islas Canarias.


20 comentarios:

  1. Il titolo è perfetto! Due bellissime pipe molto interessante ! Abbraccio e buona settimana .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Il fatto che li vedo insieme suggerito quel titolo.
      Buona settimana, Jane. Un abbraccio.

      Eliminar
  2. Oñera, con alegría y esmero cuidas tu colección, y nos haces partícipes de esa belleza.
    Te felicito y te doy las gracias. Es hermoso guardar lindos recuerdos, que un día alguien te dio.
    QUE LO DISFRUTES. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros Mariluz, por la atención que prestáis a cuanto publico en el blog.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es curioso cómo cualquier objeto adquiere un aura especial cuando antes de posarse sobre una estantería lo hacen sobre nuestro corazón. Me queda la duda sobre de qué material están hechas pues mientras por un lado pienso que son de madera pintada, por otro, el brillo y la procedencia me hace plantearme si son de metal. Pero luego, por otro, ese mismo brillo y, hete aquí que también por la procedencia, además del color oscuro me llevan a pensar en algun tipo de piedra. Ains.... Ya me dirás.

    Abrazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que en fotografía engañan, Margarita. En realidad son de madera tallada, supongo que tintada posteriormente, con el interior de la cazoleta cubierto de piedra.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Madre e hija las define muy bien. Son preciosas, verdaderas piezas de artesanía.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso fue lo que me evocaron cuando las coloque una junto a la otra.
      Gracias Rosa. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es curioso que llegara antes la hija que la madre, por lo que deduzco que antes fue el huevo y después la gallina :) . Bromas aparte son muy bellas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hija llegó muchos años antes Jesús, como en esas pelis de viajes en el tiempo que al final siempre me acaban liando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Son preciosas. Tu madre sabe lo que te gusta....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Teresa: cuando viaja me suele traer alguna pipa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. muñecas son madre e hija
    muchos muchos besos
    Christa-)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Christa, por tu comentario y por la molestia de usar el traductor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Sem dúvida um belo trabalho.A meu ver,parece madeira entalhada e envernizada.Sera?De qualquer maneira,seja qual for o material,formam uma linda parelha.Beijussss.SU.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Na verdade sao de madeira. Duvido que posteriormente foi obscurecida ou pelo que a sua cor natural.
      Obrigado por comentar, Su. Um abraço.

      Eliminar
  9. Y si saliera fumata blanca también estaría el Espíritu Santo.
    No deja de sorprenderme tu amplia colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre, Hija y Espirita Santa... ¡HABEMUS MAMAM!
      Gracias por la visita, Sergio. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Ciao Onera,
    non finirai mai di incantarci con queste incredibili pipe! Non avrei mai immaginato una tale varietà!
    Mi piace anche l'idea di madre e figlia! Bella!
    Ciao, abbracci, Floriana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ci sono ancora molti tubi per mostrare sul blog, Floriana. Sono contento che ti piace.
      Grazie. Un abbraccio.

      Eliminar