jueves, 13 de junio de 2013

LUCES EN LA CIUDAD



––¿Qué pintas, chaval?––  se interesó el abuelo cuando me vio garabateando frente al portal de su casa.
Le mostré los cuatro trazos de aquella figura aún inacabada y continué dibujando, demostrando aparente indiferencia hacia el anciano.
––¿Es aquel de allí, eh?––  preguntó alzando tembloroso su bastón para señalar el farol que me servía como modelo.
–– Pues sí señor, ese es. ¿Se parece?
––Sí… se parece bastante. Humm… estaba pensando yo que si traigo una foto de mi nieta, me la podías pintar en un momento.
––Uff… ¡qué va! Yo lo único que sé dibujar son cosas así––  repliqué enseñándole de nuevo mi obra, esta vez prácticamente concluida.
––Pues si lo que te gusta es pintar farolas mejor dejas de perder el tiempo a lo tonto, coges una brocha y les das una mano de pintura. ¡Que buena falta les hace!


Siempre me fascinó ese instante mágico en que la noche gana su batalla diaria contra los últimos rayos de luz del ocaso. Ese momento en el que la penumbra comienza a abrirse paso por calles y avenidas, obligando a que las luces de la urbe abandonen su diurno letargo y cobren vida perezosamente.

Me gustan, digo, esos primeros minutos de la noche ––quizá sean los últimos de la tarde, no sé––, durante los cuales se van encendiendo las farolas del casco viejo de cualquier ciudad, creando esa atmósfera misteriosa en la que todos los gatos comienzan a ser pardos; esa hora imprecisa en la que el paseante solitario siempre parece sospechoso ––no se sabe bien de qué–– y en la que amores de contrabando florecen en ese espacio oscuro y misterioso que a menudo existe entre farol y farol.

Me agrada, en suma, la mortecina luz de esa farola que al anochecer va disfrazando las fachadas de sombras y claroscuros hasta que adquieren infinidad de tonos grisáceos, como si del decorado de un film negro de Preminger, Raoul Walsh o Fritz Lang se tratara (los buenos cineastas, como los viejos rockeros, nunca mueren).

Más tarde, ya al alba, la luz de las farolas se va apagando y creo que es entonces cuando se rompe el hechizo, cuando desaparece ese embrujo que modestamente intento perpetuar en estos dibujos. Si lo consigo y a ustedes les gusta mi trabajo entonces, ay, afilaré mis lápices y continuaré dibujando. De lo contrario ya saben: ¡siempre me quedará lo de la brocha y la mano de pintura!

22 comentarios:

  1. Ola meu caríssimo amigo,estou deveras impressionada com o andamento de tuas novas postagens. Foram crescendo,crescendo,ampliando-se com textos admiráveis,belas fotografias,dando a perceber que em nada ´se parece com a caricatura,"Oñerias gostosas de serem apreciadas,enfim , e agora este excelente e belíssimo post com um vídeo sensacional de encantadoras aquarelas e desenhos,e para coroar ,um texto precioso com muita poesia e dando a conhecer melhor a fascinante alma de artista que reside neste meu muito querido amigo.Parabéns.Uma boa noite e meu maior abraço.SU.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Oñera: Muy bueno el diálogo con el abuelo. pero no para tener en cuenta, ya que tus pinturas y dibujos están en otra escala. El video sensacional, con las variedades de faroles...de distintos lugares, una gran recopilación!!!Felicitaciones amigo y un abrazo!!

      Eliminar
    2. Moito obrigado, Su. É sempre gratificante saber que os outros vêem progresso no meu trabalho. Fico feliz que você gosta deles.
      Bom dia. Um abraço.

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Mercedes. Se trata de dibujos realizados en un pequeño cuaderno que me acompañó durante bastante tiempo.
      Encantado que te gusten, tanto el texto como las farolas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Una entrada preciosa, Oñera.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Judit. Me alegre que te gusten mis farolas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Cuando comencé a leer (no había imagen) en la reseña que sale en "mi lista de blog", pensaba que había tenido un déjà vu de esos, o que me estaba volviendo más loca de lo normal, pero no. Al ver el video-montaje lo entendí. Es una chulada y la música, preciosa. Me ha gustado mucho esta narración en imágenes de tus dibujos, Oñera. Es como la propia historia del día a día de un dibujante. Tus farolas, la dibujadas, esas que en plazas, calles y esquinas siento solitarias y silenciosas pese a la hermosa música de fondo, tienen alma. Y desde su silencio emanan una luz cálida, encantadora.

    El abuelo de tu historia no tiene razón. Nuestro verecicto, no tengas duda alguna, es que siguas afilando los lápices. Además estoy segura de que a ti te dejamos nada más que la brocha gorda y nos haces un dibujo de padre y muy señor nuestro, je, je...

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando terminé ese cuaderno farolero prometí en "Ladrones de Cuadernos" que mostraría todas sus páginas en un video, y ahora se me ocurrió que no estaría mal dedicarle un post aquí también.
      Seguiré afilando los lápices, Margarita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ya encontraba a faltar tus farolas. Precioso el vídeo, preciosa la música y como no, el relato. Que bonita que es esa hora bruja...
    El anciano te dio un consejo que solo seguiría a medias. Pintar con brochas gordas SI, pero no farolas sino esos paisajes que últimamente haces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en ello, Teresa. En ese proceso de pasar a los pinceles cada vez más gordos.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. No puedo verlo Oñera, donde debo pinchar? Me muero de curiosidad!! El texto me dice que las imagenes me van a gustar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte Eva. He llamado a un par de amigos y lo ven bien.
      Gracias por intentarlo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Que dibujos tan geniales, me ha encantado este post!! nos has enseñado mucho! abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari Jose. A mí me encanta que te encante.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Oñera-)))
    Yo no entiendo nada-)
    Envío mi amor
    http://christamavropoulou.blogspot.gr/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Christa. Gracias por intentar leer el texto. Siento que el traductor no funcione bien.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hoy con mas tiempo, he podido comprobar lo bien que se te dá dibujar farolas, así que mi enhorabuena, y aunque yo soy vendedor de pinturas de brocha gorda, prefiero que no las pintes y por el contrario la sigas dibujando. :) . Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguiremos dibujando, Jesús. ¡Farolas y lo que se ponga por delante!
      Muchas gracias. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Amigo Oñera: Preciosa entrada llena de arte, un relato poético y buena música.
    ENHORABUENA,
    Yo pondré una cosilla más en mi blog, para deciros hasta Septiembre.
    Y para ti mis felicitaciones con un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariluz. Desde aquí te deseo felices vacaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Esta entrada es súper, me gusta mucho Oñera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa. Contento de que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar