miércoles, 23 de octubre de 2013

RECTAS



Fumar una pipa predispone a uno para juzgar con más calma y objetividad los asuntos humanos
Albert Einstein    









12 comentarios:

  1. ¡Madre mía!, Oñera verdaderamente me gustaría volar un día y ver tu colección de pipas.
    Amen, de tus acuarelas que tanto me gustan.
    Mi mejor felicitación por todo con un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahí están esperándote Mariluz, en las vitrinas de mi salón.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. La colección crece poco a poco, Anais. Hace ya mucho tiempo que pasé de las 200 pipas, pero aún no llego a las 300.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Hola Oñera. ¿Cómo se te ocurrió coleccionar pipas??, las usas??? porque tienes una colección impresionante, tendrías que hacer una exposición de tus trabajos pictóricos, acompañados de las pipas......seguro que reunirias a mucho público. Un abrazo!!!!

      Eliminar
    3. Todo empezó con ocho pipas que mi padre, que había sido fumador tiempo atrás, tenía olvidadas en un cajón. Las rescaté, las coloqué en un par de piperos, y a partir de ahí la colección fue creciendo poco a poco.
      Ya no las uso, Mercedes. Hace muchos años que dejé de fumar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Belli, divertenti ed eleganti...ce ne sono per ogni gusto ! Abbraccio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deve essere una collezione: varia e per tutti i gusti.
      Un abbraccio.

      Eliminar
  4. Aquí hay para diferentes meditaciones. Creo que si yo tuviera que sopesar algún asunto pipa en mano, como el maestro Einstein aconseja, por un lado necesitaría sentir la rugosidad de la cazoleta de alguna de estas rectas con textura. Pero conociéndome, sé que en otras necesitaría la suavidad de una cazoleta pulida a modo de calmante natural. Tus rectas no sólo son bellas, sino terapéuticas ¡¡¡¡Mecachis!!!!

    Abrazotes
    Pd: por supuesto, las pondría entre mis labios, delicadamente, con actitud sesuda, y las acariciaría en vacío, porque llevo rehabilitada del asunto tabaqueril como unos veintcinco años, jaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mis tiempos de fumador, para sentarse a meditar, prefería las de cazoleta suave y pulida.
      Gracias por tu comentario, Margarita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Esas pipas, ya las encontraba yo a faltar.

    Impresionantes, tienes una colección maravillosa

    ResponderEliminar
  6. Pues hay más, Rosa. Ya las iré mostrando poco a poco.
    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar