domingo, 29 de diciembre de 2013

¡PREMIO!




Lo tenía todo calculado. El lugar, la hora y hasta las palabras exactas que iba a escribir en la nota. Sabía de antemano qué quería pensar en cada instante. Ni siquiera me sorprendí al sentir aquel frío metálico en mi sien. Lo que no podía preveer es que las voces de unos niños cantando villancicos iban a llegar desde la calle para desbaratar mis planes.

Bajé al bar. Un café y cambio para la máquina. Cuando la música y las lucecitas anunciaron el premio dejé las monedas cayendo en el cajetín y volví a casa, pensando que esta vez iba a cerrar la ventana.

20 comentarios:

  1. Muy bueno el relato, conciso y directo, como un puñetazo en la boca del estómago, lejos del espíritu feliz que se nos quiere vender por estas fechas y tan pegado a la realidad de la dramática vivencia del ser humano. La vida es dura e implacable, pero el instinto de supervivencia puede superar infinidad de obstáculos que en ciertos momentos parecen insalvables.
    Feliz Año Nuevo, Oñera.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También en estas fechas hay historias que se alejan de la almibarada Navidad oficial.
      Gracias Carmen. Feliz Año.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¿POR QUÉ CERRAR LA VENTANA?
    Todo pasa por algo, a la larga nos damos cuenta.
    Hay que aprender de todas las circunstancias.
    ¿Qué fue para nosotros la máquina del 2013?
    Yo personalmente diría regularcillo; Pero entre las cosas buenas
    que llegaron a mi en este año, es seguir con un grupo de amigos,
    BLOGUEROS, MARAVILLOSO. Un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el Nuevo Año es mejor, Mariluz. Al menos eso deseo para ti.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tuve problemas informáticos PERDÓN.
    Un feliz 2014 amigo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No va esto muy fino hoy. Intento entrar en bloguilandia y queda el cachivache como dormido.
      Gracias por insistir, Mariluz.
      ¡Feliz entrada y salida de año!

      Eliminar
  4. Simpático dibujo de los cantores. Es mejor dejar las ventanas cerradas a los malos momentos y salir a buscar belleza y vivir lo poco o lo mucho que nos quede.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Huir de los malos momentos y buscar la belleza... ¡buena política la tuya!
      Un abrazo, M. Antònia.

      Eliminar
  5. Hola Oñera: Bonito dibujo de los niños, me imagino que luego de cerrar la ventana, tu cara tendría la sensación de felicidad como esos niños. Un muy Feliz Año 2014!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mercedes. ¡Feliz y próspero Año Nuevo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Lo villancicos le distrajeron por un momento de su realidad, pero al final volvió a cumplir el destino que el mismo se trazó. Buen relato amigo. La navidad ni cambia todo, ni puede cambiar algunas cosas. Un abrazo. Feliz 2014

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Jesús. Te deseo un Feliz Año.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Te deseo lo mejor para este año recién iniciado, Sonia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Navidad, villancicos... qué quieres oír en estas fechas? Están ahí desde hace tiempo. Unas veces como reclamo publicitario, otras fiel reflejo de lo que nos han imbuido para estas fechas, y otras, unas intenciones transparentes y auténticas, generalmente si están cantados por niños. No cierres la ventana, no, salvo que haga un frío del carajo. Las oyes y ya está! El tiempo hará que se vayan borrando y se olviden...
    Tristes o alegres, según nuestro ánimo.
    Son fechas que pasan y dan pié a un nuevo año, que generalmente empieza como el anterior, pero al menos tenemos la ilusión de que sea igual o mejor al vivido.
    Un fuertísimo abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el Año Nuevo es mejor, Joshemari. ¡En todos los aspectos!
      En cuanto la ventana creo que hay que hacer caso a la letra de la canción "La muralla" y abrirla a todo lo bueno.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Gracias Teresa. ¡Con comentarios como los vuestros da gusto escribir!
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Oñera este relato es un poco triste. Las esperanzas no hay que perderlas nunca. yo te deseo lo mejor del mundo amigo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como la vida misma, Rosa: alegrías y tristezas, calor y frío, cal y arena...
      Un abrazo.

      Eliminar