miércoles, 12 de marzo de 2014

REGATEO


Esta pipa estaba allí esperándome, amontonada entre un sinfín de trastos viejos. Tanto que me fue imposible cogerla sin antes apartar un pomo de puerta oxidado y un San Pancracio manco del brazo derecho, impedido el pobre para realizar la acción principal para la que había sido diseñado (ya sabéis: sostener en alto una de esas monedas con agujerito)

––¿Cuánto pides por ésta, jefe? ––pregunté tras examinar la pipa sin mostrar mucho interés.
––Tres euros, amigu.
––¡Uff! Eso sería en tiempos normales, pero ahora…
––Déjotela en dos. ¡Preciu anticrisis!
––No tengo más suelto ––le dije mostrando una moneda de un euro sobre la palma de mi mano.
––Unocincuenta. ¡Y pierdo perres contigo!
––Vale anda ––saqué del bolsillo un billete de veinte euros––. ¿Tienes cambio?
––¡Venga p’acá esi euro!

En el Rastro de Gijón, el domingo pasado hacia las 11 de la mañana

14 comentarios:

  1. En medio de este personal, no fué extrańo que San Pancrácio se dejara la mano
    con la moneda en casa. Claro que el I.P.C. no sube!!
    Hiciste una preciosa aportación a tu colección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco voy recogiendo todo lo que pillo, Fernando. Dentro de mis posibilidades económicas, claro...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. La contrattazione è un arte e tu evidentemente ne sei esperto :-) Hai fatto un'ottimo affare ! Abbraccio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nessun esperto, Jane. In questi mercati il venditore vince sempre ...
      Un abbraccio.

      Eliminar
  3. Cuando yo digo que pareces andaluz no me equivoco.
    Pero bueno tu conseguiste lo que deseabas, muy original, te felicito
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariluz. ¡Por ese precio no podía irme sin comprar!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Oñera: Te felicito por tu nueva adquisición y por tus dotes especiales de regateo, lo principal, sigues aumentando tu colección y este modelo es simpático y original!!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el regateo la última palabra siempre es del vendedor, que baja el precio hasta donde quiere...
      Gracias Mercedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. La pipa es original, pero la explicación que das para conseguirla es genial. Qué cachondo eres!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que regatear, Joshemari. Unas veces el precio baja y otras no...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¡Pues menuda ganga! Que es que la encuentro muy bonita. Tiene un punto-joya, como de collar en esos adornos que la hacen sinuosa, casi femenina.

    Ais, pero qué buen regateador eres... Si para negociar el pago de la factura de la luz, el teléfono, el gas, la hipoteca, o hacienda eres igual de efectivo, entonces la joya eres tú y no tienes precio, majete... jejee

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Margarita. Esas piezas de madera parecen cuentas del collar de la abuela...
      Ya quisiera yo que los emisores de esas facturas admitiesen el regateo, pero me temo que esos... ¡no rebajan ni un céntimo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buen regateo! La pipa está muy bien. No sabía lo de la moneda y San Pancracio, lo que sí sé es que se le pone un ramo de perejil al lado y cuanto más abundante mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había oído lo del perejil, pero por aquí se le suele poner la moneda.
      Acabo de llegar de San Sebastián y me traje otra pipa, Sonia. Ya la mostraré...
      Un abrazo.

      Eliminar