lunes, 3 de noviembre de 2014

EDUCACIÓN ESPECIAL


Sí, señor juez: en clase todos temíamos lo peor. El maestro nos castigaba, se burlaba de nosotros y, en ocasiones, nos pegaba. Hasta que aquel aciago día colgó al bueno de Contreras del árbol que había en el patio. Y todo porque decía que nunca le escuchábamos.

¡El muy imbécil nunca se enteró de que era un colegio para sordos!

10 comentarios:

  1. Seguramente, el buenazo del Sr. Maestro, no veía muy bién,
    y llegado, tardíamente, el cambio de estación, renovando el armário,
    confundió a los niños con su ajuar, y los habría colgado a todos,
    ordenadamente, y hasta el próximo año. Digo yó !!!!!!
    Me oyes ???.. Yo no oigo nada !!! Hay alguien ahí ??????......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cuando le preguntaron sobre lo que había hecho, siempre contestaba aquello de "Cada maestrillo tiene su librillo"
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  2. Oñera, apretáis más que un dolor de muelas.......
    Yo tuve la fortuna que mis maestro fueron la cren de la cren.
    Recuerdo que se marcho una maestra que fue de lo que no hay,
    fuimos ha despedirla, "aquello paresia un funeral"
    Bueno vuestros comentarios tienen mucho salero....
    Felicitaciones y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo tuve suerte con mis maestros: ¡nunca nos colgaban de los árboles!
      Gracias por comentar siempre, Mariluz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jiiiiiiii... Sé que es siniestro -y grave- tu asunto... pero tu asunto educativo me ha causado una risilla cómplice. Y tú vas a pensar que estoy loca, pero es que viendo el panorama actual, si tu maestro ejerciera hoy tendria que tener cuidado de no ser él el colgantido del árbol... Ni tanto ni tan calvo... Aisss, si es que no encontramos el término medio...

    Abrazotes... muy bueno este micro, Oñera, muy bueno, jiiiiiiiii
    Posdata: el recuerdo de mis profes es muy grato, salvo un par de ellos, de la época del instituto, a los que, jjiiiiiiii, de buena gana...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo decir lo mismo de los maestros de mi cole. Afortunadamente en el patio no había árboles...
      Muchas gracias, Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Oñera: Una decisión muy drástica tomada por el maestro.............pero tiene razón Margarita, en los tiempos que vivimos la situación sería al revés. Tienes cada ocurrencias........ en tus relatos, son tragicomicos. Un abrazo amigo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno sería un termino medio, Mercedes. Ni lo de antes, ni lo de ahora...
      Gracias por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Madre mía. Tus relatos son buenísimos.
    Buenas noches !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Olga.
      Buenas noches.
      Un abrazo.

      Eliminar