lunes, 17 de noviembre de 2014

LA DESPEDIDA



Tenía miedo de encontrarse con ellos. Más que miedo, vergüenza. Después de hacerles creer que se iba no tuvo el coraje necesario para mirarles a la cara y decirles que no, que todo era un plan para conocer su reacción.

¿Cómo desvelar la farsa en mitad de aquella despedida que le habían organizado? ¡Qué bochorno sincerarse tras los llantos de su madre o las palabras tan bonitas que le dedicó Don Joaquín! No, ahora no podía desengañarles. Seguro que más tarde encontraría mejor momento para las explicaciones.

Permaneció inmóvil hasta que colocaron la tapa, y ni un ruido se escuchó cuando soterraron la caja. Jamás pensó que aquella broma de hacerse el muerto iba a llegar tan lejos…

17 comentarios:

  1. Buenoooo, que muerto tan vivo, o que vivo tan muerto, aunque no se puede negar que era un muerto con palabra de honor, ¡caray! Jajaja

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja, ja, qué historia tan bien estructurada y magníficamente descrita. Eres genial inventando situaciones!!
    Me río porque es pura invención... que si no, menudo drama e historia macabra. Me lo imagino... el pobre! Llevando hasta sus últimas consecuencias su no querer desvelar la farsa.
    Pero, también es real, para diferentes situaciones!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya no quedan hombres así de cumplidores y coherentes, Joshemari, jiiiiiiiiiii (unos porque se rajaron ante la "evolución" del asunto, y otros porque se murireron por la propia coherencia de "finiquitar" el asunto, jiiiiiiiiiiiiii )

      Aquí, mi Brad, vaaaale, nuestro Brad, se ha superado (ha estao requetesembrao, jiiiiiii)

      Eliminar
    2. Un tipo cumplidor, Joshemari. Como dice Marga: de los que no quedan...
      Gracias amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jiiiiiiiiiiiiiiiiii, menudo planazo... ja, ja... Como dice Joshemari, en la vida real esto es tremendamente dramático, pero a mí este drama escrito me ha sacado el jijijjiiiiiiiiii y el jajajaaa... Esto -lo del difunto que no pretendía serlo- es ser coherente hasta el final y no lo que otros harían, jiiiiiiiiii

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que él (el muerto, digo) no le encontraría la gracia...
      Un abrazo, Marga.

      Eliminar
  4. Oñera, cuando yo digo que tú tienes sangre andaluza.....!!!!!!.
    Pero, caramba... yo conozco anécdotas de bromas de padre y muy señor mio.
    Pero esta tiene tela. Bueno lo importante es echar unas risas.....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta donde yo sé mi sangre es asturiana, Mariluz. ¡Ya quisiera yo tener esa gracia andaluza!
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Y... Mientras la família, desconsolada, llorándo, porque les había dejado en
    la ruina,.... él, en las gélidas noches de luna, abría laCaja, y por ella
    pasaba una larga cola de difuntos, firmando hipotecas, para poder hacer
    reformas en sus nichos..... La vida continuaba !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa ya es otra historia, Fernando. Buena idea para otro microrrelato...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Como eres, genial!!!! no podía imaginar el final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata Olga, de sorprender al lector...
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias, Mari Jose. Habrá más...
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Hola Oñera: Eres genial para estos breves relatos, jugosos, atrapantes y con un final incierto. Muy bueno amigo!!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vosotr@s, que sois buenos lectores...
      Gracias Mercecedes.
      Un abrazo.

      Eliminar