miércoles, 28 de enero de 2015

MALDITO AFEITADO



Quería evitar salir a la calle con aquel trocito de papel pegado en la cara, pero siempre que se cortaba al afeitarse tardaba una eternidad en dejar de sangrar. Y allí estaba frente al espejo, tratando de cortar la pequeña hemorragia con un poco de alcohol. Se puso después el traje azul e hizo a la corbata un nudo Windsor, como siempre que tenía prisa.

Llegó al banco unos minutos tarde, con una mancha roja, casi diminuta, en el cuello de la camisa. Algo en lo que nadie reparó cuando, media hora más tarde, yacía en un charco de sangre tras negarse a abrir la caja a aquel par de tipos con máscaras de Anonymous.

14 comentarios:

  1. En las barberías del Estado islámico, afeitan igual,
    y no tienes que abrir la caja.
    Al fin acabó, vaciandose entero, el problema de sangrar.
    Algunos sangrarían incluso al peinarse.
    Moraleja : hay que lucir muy buen pelo, para pasar el escarpelo.
    tus relatos, PONEN EL PELO DE PUNTA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted, Ilustre, sí que sabe sacar punta a lo que se le ponga por delante...
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  2. Eso le pasa por no usar maquinilla de afeitar, lo del atraco ya es un suceso ajeno a su voluntad, de todos modos la vida nos da sorpresas ¡Ay dios!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más seguro es aún dejarse crecer la barba...
      Un abrazo, Carmen.

      Eliminar
  3. Que imaginación tienes, Oñera, me gustan tus relatos.
    Pobre hombre, que final tan triste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olga. Hay que estrujar el cerebro de vez en cuando...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¿Por favor ?, Deseo amigo Oñera,,,,, ( se tienes una gran imaginación,) y por eso cuando vuelva del fin de semana, espero que tu humor nos haga reír, ¿vale'.
    Un buen finde y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días y días, Mariluz. Pero se intenta que el buen humor no decaiga...
      Buen finde, amiga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Je, je... tal vez te resulte macabro, pero tu relato me ha resultado divertido, me ha sacado una sonrisita cómplice y complacida ( ¿Son estos, daños colaterales de tu humor negro, jiiiiiiiii...?) Hum.... nudo Windsor... nudo inglés, como el humor negro tan... inglés, jejejeee
    Aisss... Menos mal que mi "santo" lleva barba... ¡¡fiuuuuuu!!

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, el humor negro...
      Mejor ser barbudo, Marga. ¡Eso de afeitarse es actividad de alto riesgo!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Oñera: Tienes una gran imaginación!!!!!, estos breves relatos son muy divertidos, aunque tenga una cuota de humor negro. Bravo amigo!!!!Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes. Intentaré seguir así...
      Agradecido por tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me ha gustado tu relato con final triste.. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marijose. A ver si el próximo tiene final feliz...
      Un abrazo.

      Eliminar