miércoles, 4 de febrero de 2015

¿CAPERUCITA?



Los señores Roja enviaron a su hija a casa de la abuelita, que vive al otro lado del peligroso bosque. ¡Qué irresponsabilidad!  Desde luego hay parejas que nunca deberían ser padres. Y es que no pueden ser de fiar unos individuos capaces de poner a una recién nacida el nombre de Caperucita.

La niña, que en toda su vida sólo había tenido el vestido que llevaba puesto, caminó sin amilanarse ante aullidos, graznidos y demás ruidos que llegaban de la espesura. A pesar de no conocer a la anciana cruzó ríos y esquivó fieras y alimañas hasta que, no me pregunten cómo, llegó ilesa cuando ya hacía tiempo que la noche se había adueñado de aquellos parajes.

––Abuelita, abuelita… ¡qué ojos más grandes tienes!
––Soy el búho, ¡gilipollas!  La vieja vive en aquella casa, detrás del gran roble.

15 comentarios:

  1. Artista con mayúsculas, que manera de escribir, me tienes en ascuas esperando el final.
    Que tengas buen día.
    Un abrazo, Oñera y gracias por todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos microrrelatos en final llega pronto, Olga.
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Esta vez, has podido conmigo,
    nunca pude imaginar un final... como este.
    Cubrete, que hace mucho frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que abrigar el cartón, Fernando. Aunque sea con una caperuza roja...
      Gracias amigo.
      Una abrazo.

      Eliminar
  3. ¡¡JIiiiiiiiiiiiiiiiii!! Qué bueno, jiiiiiiiiii

    Pero que búho más esaborío, chiquilloooo!!!
    Sr. Búho, un poquito de por favor. Un poquito de condescendencia para con la chiquilla que, dicho sea de paso, además de no acostumbrada a andar de noche pr el bosque, no tiene su capacidad de visión nocturna, jiiiiiii
    Sres padres: muy mal, qué es eso de mandar a la niña de noche por ahí, que en nada se acostumbra y en dos días les monta un botellón con toda la peña en plenobosque...
    Por favor, señores padres, un poquito de aumento de fondo de armario para la niña... (o no podrá ser modelo, ni it girl... ni siquiera una choni de bosque bien vestida, hombre....)


    Abrazotes gordotes ( con vientarrón, con sensacion térmica exterior de -8 y con ventanas congeladas e imposibles de abrir... menos mal que tengo mi café con leche calentito...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ocho grados bajo cero... ¿para qué quieres abrir las ventanas?
      Gracias por tu comentario, Marga. Es más extenso e ingenioso que el microrrelato comentado...
      Abrazos virtuales (aunque no creo que abriguen mucho)

      Eliminar
    2. Pero qué bueno eres!!! Tienes respuesta para todo y... mira que con mi Marga...

      Eliminar
  4. Bueno Oñera, Tu gran humor me hace reír a carcajadas.
    ,por ver el giro que le das a las cosas.
    FELICITACIONES Y ABRAZOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariluz. Contento de hacer reir...
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Me han encantado los dibujos que le mandaste a Dolça y te lo tengo que decir aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, M. Antònia. ¡Qué gran idea esta de los intercambios de cuadernos!
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Oñera: Bue-ni-si-mo !!!!Me encantó la respuesta inesperada del búho y tu gran ingenio para estos microrrelatos: ::: atentos al desenlace aparece un final inesperado. Bravo amigo!! Buen fin de semana y un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes. Ya sabes como son los buhos...
      Muchas gracias. Tu comentario anima a seguir escribiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Qué cachondo eres puñetero... me has tenido en vilo hasta soltar la carcajada!!! JA, JA, JA!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bueno reirse,Joshemari. Aunque sea al final...
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar