domingo, 22 de febrero de 2015

¡QUÉ DIFÍCIL ES!


Desde el interior pintaron las lunas con spray, lo cual impedía conocer el número exacto de secuestradores y rehenes. Después nada. Ninguna respuesta al jefe de policía, que se desgañitaba tras el megáfono. Ni un movimiento hasta que a medianoche soltaron a un par de críos y una embarazada. Antes del alba se entregaron. Y ya está.

No pidieron pizza ni refrescos. No hubo persecuciones ni disparos. Tampoco apareció esa tía buena que, al final, se reconcilia con el negociador. ¡Qué difícil es contar una historia cuando no ocurre nada! Supongo que por eso me salió esta mierda de microrrelato.

14 comentarios:

  1. Supongo que salió así, porque tampoco habías comido nada...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso lo soluciono ahora mismo con un buen desayuno, y a ver qué escribo después...
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  2. Ja, ja, ja!!! Tus mierdas de relatos, a pesar de ser mierdas... me encantan!!!
    Seré masoka?
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes suerte que el relatillo es muy corto, así que el lector es masoka pero poco...
      Un abrazo, Joshemari.

      Eliminar
  3. Bueno otro día será, deseo que quedes satisfecho en la próxima
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo deseo que el próximo relato os guste, Mariluz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pues a mí, tu "mierda" de micro me encanta. Ahora, a raíz de gustarme la mierda me empiezan a surgir dudas sobre quién soy: a ver si va resultar que voy a ser una mosca y por eso...hum...jijiiiiiii.(Y lo que es mejor,de seguir así -tú produciendo mierdas y yo siendo mosca- ambos dos, tú, Brad mío y esta mosca lerenda (además de algún masoka de más arriba) vamos a ser la mar de felices con tu genial estercolero... Vive la merde!

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como en el teatro: ¡¡mucha mierda!!
      No sé si a mí me gusta, Marga. Lo que intenté es que no se pareciese a los anteriores micros.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hombre tanto como una mierda, no, solo que no eran profesionales y se asustaron.

    Feliz semana, Oñera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O que no habían visto películas de secuestros...
      Un abrazo, Olga.

      Eliminar
  6. Hola Oñera: Se ve que ese momento no estabas inspirado, pero ese calificativo no es merecedor de tu obra. Continua con tus relatos que son divertidos. Un abrazo amigo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuaré escribiendo, Mercedes. Unas veces mejor y otras peor...
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Oñera, a mi me encantan tus relatos, minis o no minis. Caperucita me hizo reir un montón. Eres todo un artistazo, escribes, pintas,... Ah, y tus pipas me tienes alucinada, cuantas tienes?

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa. Ya sabes: quien mucho abarca...
      Llevo mas de 30 años coleccionando pipas. No sé cuantas tengo con exactitud, creo que cerca de 300 ejemplares.
      Un abrazo.

      Eliminar