lunes, 2 de marzo de 2015

LAS CUATRO ESQUINITAS


Cuatro angelotes rubios y regordetes aparecen en el cuarto cada vez que se acuesta, uno en cada esquina de su cama.

––¡Iros a la mierda, tíos! ––gritó sentada en el catre de aquel burdel de mala muerte––. ¡Me estáis jodiendo el negocio!

14 comentarios:

  1. Oñera, perdona pero tengo que decirte algo.
    En este punto del camino de tu vida......... ¿ estas bien?.
    Te reitero mis disculpas, yo no soy quien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé qué decirte, Mariluz. Estoy como siempre, pero un poco más viejo...
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  2. Ja, ja...Pues vaya plan con los angelitos, jiiiiiiiiiii... ¡y yo que niña rezaba tan contenta eso de cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos en ellas me guardan...! Y ahora que lo pienso... pooobresssss...lo que habrán visto los cuatro angelitos desde que el mundo es mundo y el rezo es rezo... aydiositoooo.
    Muy bueno, muy buenooo, je,je....

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso piensa la prota del microrrelato cada vez que se acuesta: ¡vaya plan!
      Esa oración es un clásico para varias generaciones, que la rezamos de niños antes de dormir. En fin... ¡angelitos!
      Gracias Marga. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ángel de la guarda, dulce compañía...No me desampares... Qué épocas?

      Eliminar
    3. ...ni de noche, ni de día.
      Hoy se podría rezar pensando en los políticos y en las próximas elecciones...

      Eliminar
  3. Pero ella, que era muy habil de coco, pronto encontró la solución,
    al aplicarla fué reconocoda, mundialmente, como la inventora de
    LA CAMA REDONDA...!!, ganó clientes, y, sin esquinas, los rubios
    y regordetes, no podían aparcar sus culetes.

    Cuando leí tu reato, no pude aguantarme de avisar a mi mujer para
    reirnos juntos. BUENOSIMO !!
    Supongo que de esta história, viene el decir popular, a quien tiene
    grandes ideas, " QUE PUTA ERES...!!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chica patentó el invento, lo cual le proporcionó pingües beneficios. En cambio ellos, los angelotes, pasaron a engrosar las listas del paro. Dicen las malas lenguas que ahora sí que "hacen la esquina" para poder subsistir...
      Muchas gracias, Fernando.
      Un abrazo para usted y dos besos a su señora.

      Eliminar
  4. No se podía decir más con menos palabras. Además el juego de palabras que os traéis con los comentarios son de lo más divertido.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con seguidores así es mejor leer los comentarios que el microrrelato.
      Gracias Carmen. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ya me hiciste reir dos veces, la primera con tú comentario en mi blog... jeejje como eres y ahora aquí. Grandote y genial !!!! así eres tu.

    Por cierto, que niños tan malos los que te quitaban el bocadillo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es mejor reir que llorar, Olga. Y si se llora de risa... ¡ya ni te cuento!
      Muchas gracias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Puede que fuesen diablillos, Joshemari. No sé...
      Un abrazo.

      Eliminar