viernes, 13 de marzo de 2015

LECHE CON GOTAS


Mezclé unas gotas de aquel frasquito con la leche de la botella que había empezada en la nevera de Beatriz, anhelando que en unas horas ejecutasen su letal misión. Aún no le había devuelto la llave, así que no tuve problemas para acceder a su vivienda.

––¡Hija de puta! ––pensé mientras me alejaba de allí sin prisa––. ¡Me ha dejado tirado como un perro! ¡Qué se joda!

Llegué a casa y bebí hasta quedarme dormido. Cuando desperté, cerca ya del mediodía, comprobé a duras penas si había alguna llamada registrada en el contestador.

Hola. Ya sé que es tarde, pero no puedo esperar hasta mañana. Aprovecho para llamarte mientras enfría la leche. Ya sabes que me gusta tomar un vaso templado antes de acostarme y hoy me he pasado calentando… Lo estuve pensando y creo que deberíamos volver a intentarlo. A primera hora te llamo y hablamos. Te quiero.

No hay más mensajes.

7 comentarios:

  1. ¡Glub! Creo que poco más pudo decir este hombre al escuchar el mensaje... Mejor contar hasta diez en vez de dejarse llevar por el tabardillo... Aydisosito...
    Muy bueno, Oñera. Ese "No hay más mensajes" que cierra el relato cae como una losa (literariamente hablando, lo encuentro gloriosamente funesto).

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pareció un final muy cinematográfico, con esa voz metálica de los antiguos contestadores...
      Muchas gracias, Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como iba a haber mensages.... Si ella tuvo que salir corriendo !!!
    La leche no se enfriaba, porque el microondas no paró de calentar,
    y se incendió la cocina, al salir corriendo, se tropezó con la estufa
    de butano, que con el contacto del fuego del microondas explotó,
    y ella, sin cabeza,que se quedó atrapada en el dintel de lo puerta.
    salio como un TOMAHAWK....!!!
    Cuando entraron los bomberos, contemplaron una cabeza, mirándo
    fijamente, a un gatito, amorrado al vaso de leche caido....!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal como iba usted emperejilando la cosa, yo pensé que la tal se iba a beneficiar a un bombero... jiiiiiiiii

      Eliminar
    2. ¡Pobre lindo gatito!, diría Piolín al ver al minino lamer la leche con gotas derramada...
      Qué buenas las historias que, como por arte de magia, sacas de mis escritos. Un placer tenerte comentando, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Qué final tan inesperado y aún más, al leer la que el ilustre cuentista añade a la tuya... Deberíais crear historietas entre los dos. Tú pones la poesía y el otro lo destroza... eso sí, con argumento!
    Oñera, como todos tus relatos lo he saboreado con placer, aunque con amargura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Ilustre tiene una imaginación que para sí quisiera un aprendiz de cuentista como yo...
      Muchas gracias, Joshemari.
      Un abrazo.

      Eliminar