lunes, 25 de mayo de 2015

ENTRE ALGODONES


Sí, entre algodones. Así es como viajó esta pipa de finísimo cristal desde orillas del Nilo hasta mi casa. Ya veis: ¡arte egipcio en mi vitrina!

10 comentarios:

  1. Los egipcios están contentos, que uno de sus ejemplares artísticos forme
    parte del Museo Oñera, por falta de espácio, no tiene una Esfinge, fumando
    en pipa, pero todo se andará.
    Delicado ejemplar, trasladado en DODOTS, desde origen,lleno de belleza,
    fumar en ella transporta a placeres centenários, seguro que los Faraones se
    murieron esperándo poder probarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El que está contento soy yo, de tener este ejemplar en mi vitrina.
      Es tan delicada la pipa que ni los mismísimos faraones tienen permiso para fumarla...
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  2. Oñera, no me equivoco cuando te digo que tienes una colección única.
    FELICITACIONES Y UN FUERTE ABRAZO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una colección modesta, Mariluz. A ver si continúa creciendo...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No podía faltar en tus cosmopolitas vitrinas ejemplares tan exóticos y tan delicados, habrá sido toda una odisea el transportar este hermoso ejemplar.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un regalo de unos amigos, Carmen. La trasladaron en una caja de cartón, literalmente entre algodones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Viajó entre algodones y entre algodones debes de tenerla a juzgar por su finura y belleza egipcia. Te felicito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extremado cuidado cuando hay zafarrancho de limpieza en las vitrinas.
      Un abrazo, Eva.

      Eliminar
  5. Este ejemplar tan delicado y hermoso me recuerda en cierto modo a un perfumero. Naturalmente, la transparencia de su cristal, las redondeces de sus curvas, su lisa textura no sólo me gustan, sino que me incitan a acariciarla. (Suerte para ti de que no esté a mi alcance. Mi entusiasta -y casi irrefrenable- tendencia a tocar las cosas suaves, redondeadas,pulidas y lisas para sentir su textura sería un tanto "expuesta" para tu egipcia...)

    Abrazotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que se asemeja a un perfumero, Marga. Pero ni se te ocurra apretarla para sacar el perfume...
      Cuando mencionas las redondeces de sus curvas, no sé si te refieres a la pipa o a su dueño.
      Un abrazo.

      Eliminar