lunes, 26 de octubre de 2015

SONIDO LETAL



Siempre que oía el pitido alguien caía fulminado. En el parque, en el cine, en el supermercado... Nadie más parecía escuchar aquel sonido que la atormentaba desde hacía casi una semana. Desde aquella mañana que, esperando para cruzar la calle, sonó por primera vez y el chaval que estaba a su lado se derrumbó sin vida sobre la acera.
Abandonó a familiares y amigos, con la idea de salvarlos de aquella maldición. Permaneció ilocalizable lejos de cualquier lugar habitado. Tanto que jamás llegó a saber que batió récords de audiencia la emisión de su cámara oculta.

8 comentarios:

  1. Primero, felicitarte por tu bello dibujo del pito.
    Esperadas y deseadas, tus miteriosas histórias, para no dormir solo,
    en este caso, es aconsejable dormir con el pito afuera, no fuera que sonase
    y cayeras fulminado, en pleno uso.
    Encantado de revisar que tu imaginación no ha mermado ni un ápice.
    Un gran abrazo, al grito de PITOS FUERA !! AR !!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de las noches con el pito afuera no sé yo... ¡Que el invierno es frío y uno ya tiene una edad!
      Gracias Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Impactante tu microrelato. Me admira tu capacidad para sintetizar, con tan pocas palabras, toda una angustiosa situación, desarrollando una historia cuya irrealidad-real me deja asombrada y que constata que en estos tiempos las tecnologías no siempre se utiizan para hacer más felices a las personas. Siempre he odiado las "cámaras ocultas".
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se intenta cuando se trata de un microrrelato: contar una historia con pocas palabras.
      Muchas gracias, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. El relato es, como bien dice Carmen, sintético, impactante. Soberbio. A mí me resulta, además, tremendamente enternecedora la coherente bondad de este hombre, su sacrificio para con quienes no lo merecen. Me hace pensar en el ruidoso triunfo de lo banal, de lo fácil. En la cálida y brillante soledad del corazón inocente.

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad la semilla de un microrrelato puede estar en cualquier parte. Preguntándome cuando una broma deja de ser broma nació esta historia.
      Muchas gracias, Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Magnífico relato, escueto y letal! Una gran imaginación.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginación al poder, Joshemari. Ya sabes que me gusta contar historias...
      Gracias amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar