lunes, 9 de noviembre de 2015

MUERTE EN EL LABERINTO


No fue difícil acceder. De hecho no hay puertas ni ventanas. Atravesé innumerables estancias y avancé por sinuosos pasillos hasta que, en cuanto vi moverse su sombra, inserté con fuerza mi espada…
––¡Pero que Minotauro ni que ostias! ––increpó Ariadna a Teseo––. ¡Te acabas de cargar a Vicky el vikingo!

8 comentarios:

  1. Costaba imaginarse, al principio, que la crisis griega,
    acabaría afectando a Noruega. Vivir para ver !!
    Amigo, solo es una de las conclusiones, eres demasiado sagaz.
    Me has dejao K.O.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cosa de la globalización, Fernando. Y de los vikingos de los dibujos animados, que navegaban lejos...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me apuesto lo que quieras, a que estaba la Merkel moviendo los hilos... (de Ariadna), cosas veredes Sancho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso seguro, Carmen. ¡Lo que manda esa señora!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Sres. dioses del Olympo, para reyes les pido un GPS antes de que, con su manía de organizarnos "el destino" tengamos más desgracias, jiiiiiii...
    Menos mal que yo no soy minotauro sino minipiscis, jiiiiii porque si no menudo "laberinto" y menudo cargo de conciencia.
    ¡Qué tragedia! (mirado desde este lado, a pesar de mis risitas, todo este mini-embrollo, es toda una tragedia griega, ois.... jiiiiiiiiii)

    Abrazotes, mi sembradísimo Brad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para el vikingo sí que es una tragedia, pero supongo que el Minotauro se partía de la risa...
      Gracias Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Pobre Ariadna. Y... qué dijo Minos? Ahora que tenía que seguir alimentando a minotauro. Aiadna estaba enamorada de Vicky, por su cornamenta, a pesar de los hermosos atributos de Teseo. C'est la vie!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí que es una historia Joshemari, pero para contar con tiempo. ¡Demasiados personajes para un microrrelato!
      Un abrazo.

      Eliminar