sábado, 26 de diciembre de 2015

EL PREMIO




Lo tenía todo calculado. El lugar, la hora y hasta las palabras exactas que iba a escribir en la nota. Sabía de antemano qué quería pensar en cada instante. Ni siquiera me sorprendí al sentir aquel frío metálico en la sien. Lo que no podía preveer es que las voces de unos niños cantando villancicos iban a llegar desde la calle para desbaratar mis planes.


Para continuar elija la opción 1, 2 ó 3


1

Bajé al bar. Un café y cambio para la máquina. Cuando la música y las lucecitas anunciaron el premio dejé las monedas cayendo en el cajetín y volví a casa, pensando que esta vez iba a cerrar bien la ventana.


2

¡Mierda! Abrí la ventana de par en par y… ¡qué mal cantaban los jodidos!  Me líe a disparar sin orden ni concierto, a ver a quién le tocaba el premio de la bala perdida. Ni siquiera reservé una para mí.


3

Sonó el teléfono. Era ella. Me dijo que quería volver, que lo había pensado mejor, que podíamos volver a intentarlo… ¡Dios! ¡Si no llega a ser por aquellos críos! Bajé rápido y, con esa insensatez que sólo se tiene cuando la vida te premia con una segunda oportunidad, les dí de aguinaldo treinta y siete euros que llevaba en la cartera y un revólver con seis balas en el cargador.

8 comentarios:

  1. Claro que la tercera opción es la más esperanzadora y la que todos deseamos, pero ante tal planteamiento demoledor siempre quedará la duda sobre cual será la decisión que tome el protagonista y en la mayoría de las ocasiones será su última y definitiva.
    Hay que abrir siempre la ventana para que entre la luz a raudales.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues abrámosla Carmen, y que entre el nuevo año lleno de luz...
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tambien podría ser pluriopcional, el resultado. Estamos en tiempos
    de mezclas !!
    Sonó el teléfono, era ella, me dijo que queria volver. que lo había pensado mejor,
    ! mierda !! abri la ventana de par en par, baje al bar, un cafe y cambio para la
    máquina, ! que mal cantaban los jodidos !, cuando la música y las lucecitas
    anunciaron el premio, les dí 37€ que llevaba en la cartera y volví a casa con esa
    insensatez que solo se tiene cuando la vida te premia con una segunda oportunidad,
    me lié a disparar mi revolver con seis balas en el cargador...a ver a quien le tocaba
    el premio de la bala perdida...... Ahora no puedo cerrar la ventana, están entrando
    por ella los LOQUEROS... !!!! Si no llega a ser por aquellos niños....!!! JODIDOS !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues con diferencia tu pluriopción es el mejor final, Ilustre. Y lo que más me gusta es que los loqueros entren por la ventana...
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  3. Todas me valen!! No escojo ninguna, ni intento crear una cuarta.
    Un fuerte abrazo. Eso sí que vale más que todo lo demás y colorín colorado el cuento ha acabado! (por ahora...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señor: la amistad de un amigo es lo más valioso de este mundo. Yo tengo suerte de contar con la tuya.
      Un abrazo grande, Joshemari.

      Eliminar
  4. Bueno, no sé cual escoger. La tercera incierta y le das la pistola a los niños cantores.... No sé
    La 2 noooooo.
    Me parecen algo pesimistas. Mejor tirar la pistola o descuartizarla. No vale la pena morir por un desengaño.Tu verás, o él verá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejor relatos sin pistolas, M. Antònia. Pero a veces salen así...
      Un abrazo.

      Eliminar