jueves, 26 de febrero de 2015

ABUSONES


Dos de esos narguiles de gran tamaño, que con su sola presencia se hacen dueños del interior de la vitrina. Ya sabéis: ¡son unos abusones!

domingo, 22 de febrero de 2015

¡QUÉ DIFÍCIL ES!


Desde el interior pintaron las lunas con spray, lo cual impedía conocer el número exacto de secuestradores y rehenes. Después nada. Ninguna respuesta al jefe de policía, que se desgañitaba tras el megáfono. Ni un movimiento hasta que a medianoche soltaron a un par de críos y una embarazada. Antes del alba se entregaron. Y ya está.

No pidieron pizza ni refrescos. No hubo persecuciones ni disparos. Tampoco apareció esa tía buena que, al final, se reconcilia con el negociador. ¡Qué difícil es contar una historia cuando no ocurre nada! Supongo que por eso me salió esta mierda de microrrelato.

miércoles, 18 de febrero de 2015

MIÉRCOLES DE CENIZA


Continúan mis pipas con su fiesta de disfraces, como podéis ver. Y aunque, asomándome a la vitrina, les comunico que ya terminó el carnaval; ellas aseguran que prefieren seguir antroxando.

¡Normal!  Si hoy es miércoles de ceniza seguro que tienen mucho que celebrar (por lo de la ceniza, digo)





domingo, 15 de febrero de 2015

ANTROXU


Así llamamos por aquí al carnaval, fiesta pagana que mis pipas celebran por todo lo alto. Y así lucen estos días, irreconocibles con sus máscaras y caretas. Antroxando...





miércoles, 11 de febrero de 2015

¿ES QUE YA NADIE LEE NOVELAS POLICIACAS?


El autobús paró cerca del río. Los viajeros se dirigieron al muelle, donde aguardaba el barco que les llevaría de crucero por el Nilo. Observando desde cubierta Poirot se atusa el bigote y sonríe. Pobres diablos, piensa, no saben lo que les espera. ¡Esta vez Agatha Christie no va a dejar títere con cabeza!

domingo, 8 de febrero de 2015

OTRAS DOS


Otro par de pipas de agua de diferente forma y procedencia. Adquirí la primera hace muchos años en el Rastro de Madrid (su depósito es de cerámica y los accesorios de cristal)  Compré la segunda, tras el regateo de rigor, en un pequeño comercio de la Medina de Marrakech (frasco de perfume tuneado, madera y hueso)

miércoles, 4 de febrero de 2015

¿CAPERUCITA?



Los señores Roja enviaron a su hija a casa de la abuelita, que vive al otro lado del peligroso bosque. ¡Qué irresponsabilidad!  Desde luego hay parejas que nunca deberían ser padres. Y es que no pueden ser de fiar unos individuos capaces de poner a una recién nacida el nombre de Caperucita.

La niña, que en toda su vida sólo había tenido el vestido que llevaba puesto, caminó sin amilanarse ante aullidos, graznidos y demás ruidos que llegaban de la espesura. A pesar de no conocer a la anciana cruzó ríos y esquivó fieras y alimañas hasta que, no me pregunten cómo, llegó ilesa cuando ya hacía tiempo que la noche se había adueñado de aquellos parajes.

––Abuelita, abuelita… ¡qué ojos más grandes tienes!
––Soy el búho, ¡gilipollas!  La vieja vive en aquella casa, detrás del gran roble.

domingo, 1 de febrero de 2015

BRONCE


Continúo mostrando pipas con refrigeración del humo por medio de agua. En esta ocasión se trata de dos narguiles de bronce de unos 20 cm. de altura. 

Más trabajado el primero, sencillo y estilizado el segundo. Ambos persiguen la misma finalidad: frescas y placenteras fumadas (además de lucirse en mis vitrinas, claro)