jueves, 14 de enero de 2016

CONSULTORIO RADIOFÓNICO



Querida Sra.:

Hace tiempo que sigo su programa y como me encuentro necesitada de sus sabios consejos he decidido escribir esta carta. Como es lógico no me recordará, pero es la segunda vez que me pongo en contacto con usted. La primera fue hace 23 años, cuando me enamoré del desconocido con quien me cruzaba todos los días a las 7 de la mañana. Usted me aconsejó que tuviera paciencia, que de ninguna manera mostrase mis sentimientos y que esperase a que fuese él quien diera el primer paso. Dado que la relación sigue sin cambios, a pesar de que seguimos cruzándonos todas las mañanas a las 7 en punto ––excepto el pasado 11 de octubre que se retrasó 4 minutos––, necesito imperiosamente su asesoramiento sobre las siguientes cuestiones:

–¿Son estos 23 años suficiente periodo de espera o debo seguir teniendo paciencia?
–¿Puedo ya dar ese primer paso, aunque sólo sea insinuando mis intenciones con la mirada?
–¿O debo cambiar mi recorrido mañanero para no cruzarme con él nunca más?

Esperando con ansia su respuesta, se despide de usted con sincero cariño


Maripuri




Muy querida mía:

Quiero que sepas que tras leer tu carta, tan sincera y desgarradora, entiendo tu angustia ante el delicado problema que te inquieta, y al que de inmediato voy a tratar de encontrar solución.
Deduzco por tus misivas que eres persona sensible y de buen corazón, por lo que no sería raro que tu madrugador desconocido se dirija a ti cualquier año de estos, con un escueto “buenos días” que podría ser el inicio de una relación decente y honrada. Debes tener paciencia, querida amiga, y dejar que el tiempo obre el milagro y en su corazón crezca ese amor que tanto mereces.
De ninguna manera debes ser tú quien dé el primer paso, ni tampoco alentarle con la mirada, ya que ese comportamiento podría llevar a un desenlace distinto al acercamiento que tanto anhelas.
Mientras tanto debes considerarte afortunada, ya que todas las mañanas puedes disfrutar del esperado instante en que te cruzas con tu anónimo amado.
Espero que mis palabras hayan aclarado tus dudas y ayudado en la resolución de tus preocupaciones. Y segura de que la felicidad no tardará en llamar a tu puerta, recibe un cariñoso saludo de esta amiga que te aprecia.

6 comentarios:

  1. Que bien orientaba, Doña Elena de España, la que
    tenía la Mula... ,para que la juventud llegara casta,
    y pura hasta el tanatório, y que el fuego del rustidor
    minicipal, fuera el primero, en ausencia del de la pasión,
    y el último, ya que el Eterno no lo iban a pillar, si
    se habían ausentado, como Dios manda, de la cladse de
    Manualidades....,Todo en conserva !! la virginidad en la
    tierra y el alma en la eternidad, Y AL QUE LE PIQUE...
    que se rasque...!!
    Al salir del consultório, Ella y su Mula se alejaban por
    el sendero de la noche a infernales PARTY'S etílicos e
    inacabables, con los condecorados con las medallas al
    buen hacer. y buen aconsejar.
    Dicen que aquel buen caballero, dió un paso de lado, y
    se le ha visto en atroces farras, duchándose, para ahogar
    sus anhelos, con Möet& Chandón helado...QUE COSAS TIENE
    LA VIDA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué mayores somos, Fernando. Fíjate que sabemos que aquella ficticia Elena se apellidaba Francis, y que éste era también el nombre de pila de una conocida mula cinematográfica...
      Seguro que ocurría así, amigo: a Dios rogando y con el palo dando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ay diositooooo, que vemos a Maripuri totalmente puri de por vida, jiiiii... Madredelamorhermoso, virgendelatetaarrastras... Maripuri, chiquilla, no hagas caso y despendólate, recuerda lo del libre albedrío -y lo de hacer de la capa un sayo- déjate de consultorios, de esperas y pasa al plan B ¡AL ABORDAJE! (pero ya, nena, que el tic-tac, tic-tac corre que se las pela)
    Muy bueno, Oñera, compañía relajada e ideal para acompañar mi lactocafeinado y mi dulceyesponjosa magdalena casera, jiiiii...

    Abrazotes gordotes ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deja en paz a Maripuri, Marga. ¡No la malees! Que son las siete de la mañana...
      Y mientras lees la madalena se rompe entre tus dedos y cae en el tazón de café con leche. ¡Y qué bien sabe cuando la rescatas con la cucharilla!
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Joer, no voy a opinar nada en esta historieta de la pura Maripuri. Me basta con leer tus escritos,los del Ilustre, de nuestra Marga y tus contestaciones. todos, geniales!!!
    Un abrazo a todos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre digo que lo mejor de mi blog son los comentarios. Los de esta entrada son buena muestra de ello...
      Un abrazo, Joshemari.

      Eliminar