jueves, 11 de febrero de 2016

THE END


No sé cómo acabé así. De verdad que no lo sé. Pensaba que aquello se iba a resolver. Que no era él. Que era la bebida. Que los niños… ¡yo que sé!
¡Cómo podía pensar que iba a ser la protagonista del telediario! ¡O que me iban a dedicar cinco minutos de silencio delante del ayuntamiento!
Es evidente que la vida no está hecha del material con que se fabrican los sueños.

10 comentarios:

  1. Poca COÑA, con lo de la violéncia doméstica,
    ni con ninguna violéncia que violente la
    libertad... en otra ocasión nos vamos a cachondear,
    hoy guardaremos cinco, o los que sean, minutos de
    siléncio, para que algun día guarde siléncio quien
    debe guardarlo... LA VIOLÉNCIA.
    MAS TOCAO !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coña ninguna, amigo. Siempre en contra de todo tipo de violencia.
      Gracias Fernando. Siempre se persigue "tocar" de alguna manera al lector.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ojalá fuera el fin, pero el fin de esta tragedia que desgraciadamente se ha convertido en cotidiana. Que sociedad tan enferma hemos creado... Y lo peor de todo es que vamos en regresión. Algo falla.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo falla, Carmen. Ojalá se tomen de una vez las medidas necesarias para que estos casos dejen de ser noticia tan a menudo en los telediarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Como una sacudida, así me llega este salir en los papeles, estos cinco minutos de gloria por los que esta pobre mujer dejó su vida, sí. Una pena que esta ficción (literariamente muy buena) sea todo un reflejo de una injusta y terrible realidad.

    Abrazotes gordotes


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones el relato se acerca a la realidad. Esperemos que en este caso el texto pronto quede anticuado y ya no refleje lo que ocurre en nuestra sociedad.
      Gracias Marga.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Oñera: Aunque parezca un chiste en tus palabras hay mucha realidad.....en todas partes. Estos relatos cortos son tu especialidad!!! Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta ocasión no hay chiste, Mercedes. Sólo un microrrelato crudo, sin adornos ni abalorios.
      Gracias Mercedes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Tú crees que esto va a acabar? No lo creo. Al contrario, me parece que la publicidad hace un efecto contrario. Muchos buscan ese momento de que hablen de él... o de ella.
    No sé si es la sociedad la que está cambiando, pero es algo que desgraciadamente se repite con demasiada frecuencia.
    Tu microrelato, como siempre, es inmejorable y nos hace pensar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si esto va a acabar Joshemari, pero sí que se repite con demasiada frecuencia...
      Gracias amigo. En ocasiones hay que ponerse serio a la hora de escribir.
      Un abrazo.

      Eliminar