lunes, 19 de diciembre de 2016

ÚLTIMOS ÁRBOLES EN LA NIEVE




10 comentarios:

  1. Y a partir de aquí, empieza la TUNDRA, ya no tendremoa àrboles que
    nos marquen el camino, ni que nos alegren el espiritu, como todas las
    obras de su autor, la frialdad llenará nuestros cuerpos y cuando nos
    llegue al seso, nos liberará del afan de entender lo incomprensible,
    con su más blanco, como los detergentes, limpiará nuestra mente, y
    ya albados, correremos felices por la história, sin posibilidad de fenecer,
    estaremos , cual marisco Sirenero, congelados.
    Oñera, con el anúncio del final de tu blanca série, me has dejado helado !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estos árboles doy por concluida esta serie. A ver qué surge ahora...
      Siempre se agradece tu comentario, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ah, cómo me alegra llegar aún -antes de irme- a la hermosura de estos últimos árboles de la serie, y que están mucho más luminosos -y llevaderos- que el hielo mañanero y crujidor que tienen los de en este pueblo a estas horas de la mañana...

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que por ahí estará que pela, Marga. Pásalo bien por tierras más calidas...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Admiro tu perseverancia, creo que sería incapaz de hacer una serie tan larga, feliz laboro, fecundo trabajo, larga vida a esos árboles cargados de poesía, expectante ante tus nuevos trabajos.
    Abrazo turronero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. A ver qué se me ocurre ahora, una vez concluida esta serie de acuarelillas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Sabes que tus paisajes nevados me gustaron siempre.
    Aquí en Málaga es imposible verlos.
    Mis felicitaciones y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Málaga es una maravilla, aún sin copos de nieve...
      Muchas gracias, Mariluz.
      Un abrazo.

      Eliminar