martes, 3 de enero de 2017

REYES MAGOS


Con esta fotografía de hace algún tiempo ––cuatro días, como quien dice–– os deseo un feliz día de Reyes, en el que recibáis un montón de presentes. Aunque siento deciros que, por buenos que hayáis sido, no creo que os regalen una elefanta animadora ni un mono equilibrista. ¡Y mucho menos un volkswagen escarabajo!
Así que ya sabéis: seguid portándoos bien, comed siempre todo, y tal vez el año que viene…

12 comentarios:

  1. Eras más guapo y sobre todo con más pelo, en esa fotografía. Ay, cómo cambiamos... qué pena, esos regalos tan bonitos, hoy no piden. Piden ordenadores, móviles y cuentos de monstruos en extraños planetas. Pobrecillos, ya no saben lo que vale un peine. Tú, sí.
    Felices reyes amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos cambian, amigo. En unas cosas para mejor, en otras no tanto...
      Feliz día de Reyes, Joshemari.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es curioso, la mirada permanece, ya naciste observador.
    Si, cuando el teléfono funcionaba con manivela....
    hubieras pedido un móvil... estarías disecado en un
    museo, junto con los borregos nacidos con dos cabezas,
    y obtaste por ser mono, y vivir haciendo equilibrios.
    Te has portado bien, y harás grandes viajes con el
    volkswaguen, de chofer el elefante, sacando la trompa
    por la ventanilla, indicando los giros.
    Esta fiesta nos perderemos, cuando seamos republicanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que del mono algo se me pegó...
      Que los Reyes te traigan muchos regalos, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es curioso como cambia el físico, pero...
    Lo importante es que el tictac nuestro corazón
    baya siempre con alegría y amor...
    Aunque haya que ponerle un "MARCAPASOS".
    Deseo que los reyes te traigan lo que más desees.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo cambia y todo queda, pero lo nuestro es pasar...
      Que tengas un buen día de Reyes, Mariluz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Podemos comprobar que siempre has sido un buen chavalín y los señores magos correspondian en consecuencia. Y auqnue los años no pasan de balde, la ilusión sigue tan viva como si todavía fuera ayer... y que nos quiten lo bailao! Somos afortunados por poder contar ristras de años como si fuesen ajos!! Y hala, a limpiar los zapatos que se acerca la noche mágica.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si fui muy bueno, pero los Magos de Oriente deben tener en cuenta que siempre me lo como todo...
      Feliz día de Reyes, Carmen.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ay, ¡pero qué niño más lindo! Como dice el Ilustre, otras cosas han cambiado con los años, pero permanece en ti la misma intensa y brillante mirada.
    Mi hermano tenía un cochecito como ese que veo delante tuyo, igualito, en color azul lavanda (cuánto me arrepiento ahora de haberme metido a insensata y malévola mecánica...) y que, de haber sobrevivido, con gusto adornarían alguna estantería de mi casa -o de la de él, que, ejem, se me olvida que era suyo-.
    Seguro que también este año sus Majestades te han dejado buenos presentes, niño Brad... alguna pipa acaso... No sé si en tu casa, pero en la nuestra era todo un clásico, recuerdo aquella emoción que me embargaba, todo un chute de energía vía cacao, al zamparme las cajetillas de cigarritos de chocolate y tambén aquellos paragüitas -también de chocolate-, jiiiii... que aparecían en mis zapatos...

    Abrazotes bien gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que antes no habría tantos juguetes para elegir como hay ahora, así que sería más facil que Sus Majestades repitieran regalo a más de un niño...
      Sí que hubo una pipa este año, Marga. En cuanto tenga tiempo le dedico un post.
      ¡Qué buenos aquellos paraguas de chocolate! No hace mucho los vi en el escaparate de una confitería, pero no sé si seguiran estando tan buenos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Empeorando con el paso del tiempo, como se puede ver...
      Un abrazo, Olga.

      Eliminar