miércoles, 29 de marzo de 2017

UN ELEFANTE EN UNA CACHARRERÍA



Así es como lo encontré, en un puesto del rastro gijonés entre un sinfín de cachivaches. Herido el pobre paquidermo justo en la parte en que va a empezar el rabo, lo curaron pegando los pedazos y los sujetaron luego con una pequeña tira de cuero. Después le acoplaron una cola que claramente no es la suya (las boquillas de este tipo de pipas suelen ser de plata o alpaca)
Precisamente por todo esto llamó mi atención, así que se vino conmigo a un precio de ganga. Ahora se recupera en una de mis vitrinas bajo los cariñosos cuidados de su congénere, ese elefante negro que veis ahí abajo…


10 comentarios:

  1. Parece de porcelana... ???. Pobre... !! seguro que de alta cuna, ....
    cayó en baja cama.... y pagó las consecuencias.
    En vez de seguir en la troupe del Marahá, se liberó y ......
    A veces quien quiere ser cola de ratón, queda preso en la
    ratonera, de la vida !!!!
    Que no se preocupe, que está en buenas manos, será
    cuidado, con mimo, por su congénere... y tendrá, sin duda,
    una pronta y total recuperación, instalado en tus vitrinas.......
    Que no se enteren los de su família, como vengan a visitarlo,
    tendrás que ensanchar la puerta, e incluso el pasilo !!!!!
    Sr. gerente del asilo de elefantes,.... Arriba!! La Trompa !!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una más para el zoológico de pipas, tras pasar una temporada en la enfermería...
      Me llamó la atención la tira de cuero y esa boquilla que no le pega nada. Además me pidió tan poco por ella el vendedor que ni perdí tiempo en regatear, como suele ser normal en este tipo de transaciones.
      Un abrazo, Fernando.

      Eliminar
  2. Solamente leer tu descripción ya produce ternura, se recuperará en ese hospital vitrinero.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí la dejé, Carmen. Tan feliz con las otras pipas...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Ese lindo elefantito de pobre "repellado" va a ser muy feliz en tu vitrina. No imagino mejor hospital y cuidados para su recuperación psicológica que ese hospital vitrinero -como tan acertadamente lo ha definido Carmen-. Yo le auguro un sinfín de interesantes incursiones, de aventuras nocturnas junto a ese aparentemente serio y bien plantado tutor que le has adjudicado. Al tiempo: ¡menuda pareja, menudo par este que has formado...!

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el salón de casa donde están las vitrinas es donde suelo ver películas, así que andaré con cuidado de no poner "La senda de los elefantes", no vaya a ser que la líen estos dos imitando a los del cine...
      Un abrazo, Marga.

      Eliminar
  4. Ahh che bello , hai fatto la coppietta , meno male che l'hai salvato :-)) Abbraccio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chi direbbe: l'amore nella mia collezione di pipe!
      Un abbraccio, Jane.

      Eliminar
  5. Muy hermosas y originales pipas. Suerte que gracias a tí, lucen!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pena es que ya no caben todas en las vitrinas del salón...
      Un abrazo, Joshemari.

      Eliminar