domingo, 7 de mayo de 2017

¡POBRE!


Sí, pobrecita. A saber qué vida habrás llevado antes de acabar en aquel puesto del rastro gijonés. Desconozco de qué árbol sería el tronco del que extrajeron la materia prima con la que torpemente te fabricaron, pero a buen seguro no se trataba de madera muy noble. Y no sé al resto del mundo, pero a mí me gustas así, como a medio acabar...

4 comentarios:

  1. Las admiradas bellezas perfectas sólo consiguen platónicos enamorados, en cambio, las bellezas imperfectas levantan pasiones, enamoran y, aun sin pretenderlo, consiguen amores reales. (aquello de la suerte de la fea... jiiiii... Pues eso :D)

    Abrazotes gordotes
    Marga: belleza tan imperfecta y venusiana como feliz ;D)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso lo mío fue un flechazo. Pero bueno, es que... ¡a mí me gustan todas! *
      Un abrazo, Marga.

      (*) - Las pipas, me refiero.

      Eliminar
  2. ARTE POVERO...!!!
    Seguramente procedente de algún colectivo
    SIN TECHO... que con el esplendor de sus
    hierbas, se lo pasaron pipa.
    Solo gente sensible, pueden apreciar
    estos detalles, y a ti, siguiendo su rastro,
    se te apareció,la pobrecilla, conocedora de
    tu colección donde podía acabar acogia.
    Ahora ya sabrá la vida que va a llevar,
    muy noble..., como le gusta al resto del mundo.
    Aun que es posible, que no esté tan
    chupada como antes.
    Viva OÑERA!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A saber de dónde ha salido, Fernando. Con tu imaginación tenemos para escribir una novela...
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar