domingo, 21 de mayo de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA - SEGUNDA ETAPA

 Uno de los árboles que dan sombra al ascendente camino

El caballo se cansa de hacer de modelo y se va, así que no queda otro remedio que terminar el dibujo de memoria

Paro a coger aliento con la excusa de dibujar esta vista que descubro volviendo la mirada hacia atrás

Y casi no guardo los cachivaches de pintar ya que, muy cerca de allí, me topo con esta panorámica en la que se vislumbra el Cantábrico a lo lejos.

8 comentarios:

  1. Claro, con tantas sendas, como dibujas,
    ayudadas por el buen tiempo, no queda ni gente
    para comentar el post.
    Por el monte Deva, ya paseamos un dia, pero poquito,
    ahora en este nuevo tramo, tus colores en tus
    acuarelas, son muy atrayentes. con mucha vida,
    y en la de doble pagina, muy ricos en las
    profundidades. Si yo hubiera venido, habria tenido
    que esperar que el caballo acabara de comer, para
    montar en el, y así poder seguir, uno ya ha madurado...
    Me gusta, y prometo acompañarte en la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé que viste estas páginas en "Ladrones", pero quería también publicarlas aquí.
      No sé si el caballo se dejaría montar así por la de buenas...
      Muchas gracias, Fernando.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Very beautiful and interesting art works !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I'm glad you like them. Thank you very much.
      A hug.

      Eliminar
  3. ¡Que buen trabajo, Oñera! Las dos últimas, sobre todo la panorámica, están para sacarse la pamela.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Encantado de que te gusten.
      Ya terminé esta senda y estoy comenzando la siguiente...
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Uh, qué ganas tenía de poder manifestarme, Brad mío (gratos asuntos familiares me han tenido totalmente ocupada).
    Ese arbolito primero está lleno de encanto, pero el caballito de esa otra página tan chula, ese es un primor. Ambos rezuman un encanto lleno de inocencia, lo que me hace ver a ambos como dignos de ilustrar la página de un delicioso libro infantil. Luego, "tocando otro palo", vas y nos deleitas con esa panorámica,que es fabulosa y que, como dice Carmen, es ¡pa quitarse la pamela!

    Abrazotes gordotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Marga. Ya se te echaba de menos por aquí...
      ¡Me alegra que esos asuntos fueran gratos!
      Un abrazo.

      Eliminar