lunes, 20 de abril de 2020

NADA ESPECIAL


Me acordé de esta foto así de repente, no sé porqué. Es cierto que la memoria es caprichosa y selectiva, pero desconozco la razón por la que llegó a mi mente esa fotografía y no otra cualquiera.
Era una mañana de invierno, casi a la hora de subir a casa a comer. Jose ––sí así, sin acento en ninguna parte–– me invitó a colocarme ante esa pared y disparó. Así de sencillo, sin tiempo de posar para la cámara. Sin previo repeinado materno, ni obligación de decir patata u otra gilipollez.
Nada especial. Por eso no sé porqué me acordé de esta foto, así de repente.

lunes, 6 de abril de 2020

DOMINGO SIN RAMOS

No se llenaron ayer las calles de gente con palmas y ramos. Y sin palmas ni ramos tampoco, claro. En el recuerdo quedan las multitudinarias procesiones de La Borriquilla de pasados años.

La foto es de hace muchos años, en el Paseo de Begoña. Cuando los niños íbamos a bendecir la palma para luego llevársela a nuestros padrinos y madrinas.

jueves, 2 de abril de 2020

SESENTA


Este año tenía pensado celebrar mi cumple a lo grande. No en vano son seis décadas arrastrando por ahí este esqueleto. Pero parece que no va a poder ser. Un mal menor, sin duda; dada la situación que estamos viviendo.
De todas formas seguro que no iba a soplar las velas en una tarta con tan buena pinta como la del cumpleaños de la foto. Ni por mi mesa, repleta de abundantes manjares, se iba a pasear la mismísima Colitas (sí, sí: la de la Familia Telerín) ni tampoco un gato cabezón de cuyo nombre no quiero acordarme.