sábado, 27 de mayo de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA - TERCERA ETAPA

 Página doble en el cuaderno

Llego a la Necrópolis Megalítica, bien señalizada con paneles informativos. Lo primero que encuentro son los restos de la cantera de la extrían piedras para cubrir las tumbas.

Entre las dos páginas pinto una acuarelilla de uno de los túmulos y, a la derecha, dibujo un par de puntas de flecha que se encontraron en este yacimiento.

No hay que avanzar mucho para encontrarse con un área recreativa equipada con mesas, parrillas y fuentes. Tampoco es raro ver algún cernícalo sobrevolando este espacio.

Luego el camino se adentra en una zona boscosa, donde serpentea entre luces y sombras que bailan al compás que marca el follaje de los árboles.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Y TÚ... ¿DE QUIÉN ERES?


Esa es la coletilla con que te interrogaban en los pueblos cuando no te conocían y querían saber de ti. Bueno, pues yo a esta pipa no la conozco, pero sí sé de quién es: ¡mía, que para eso solté los cuartos cuando la adquirí!
Lo que ocurre es que no la ubico. O sea, que desconozco de dónde proviene. Por su forma me recuerda a esas cachimbas que se fumaban ––y aún se fuman, qué caray–– en el centro de Europa, pero no sé...
En fin, lo único que tengo claro es que, con sus 40 cm de altura, bien merece un sitio privilegiado entre las pipas de mi salón.

domingo, 21 de mayo de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA - SEGUNDA ETAPA

 Uno de los árboles que dan sombra al ascendente camino

El caballo se cansa de hacer de modelo y se va, así que no queda otro remedio que terminar el dibujo de memoria

Paro a coger aliento con la excusa de dibujar esta vista que descubro volviendo la mirada hacia atrás

Y casi no guardo los cachivaches de pintar ya que, muy cerca de allí, me topo con esta panorámica en la que se vislumbra el Cantábrico a lo lejos.

sábado, 13 de mayo de 2017

SENDA DEL MONTE DEVA - PRIMERA ETAPA

Senda que comienzo en el Apiario y termino en el área recreativa El Pinar, desviándome antes hasta el Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Dedico los primeros dibujos en esta senda al Apiario, la cota más baja del recorrido.

Avanzo por el camino ascendente hasta que llama mi atención ese palo de la luz que se deja cubrir por la vegetación, animado sin duda por los trinos de un zorzal común que aquel día estaba contento.

Casa en una curva del camino, que también me pareció merecedora de un dibujo.

domingo, 7 de mayo de 2017

¡POBRE!


Sí, pobrecita. A saber qué vida habrás llevado antes de acabar en aquel puesto del rastro gijonés. Desconozco de qué árbol sería el tronco del que extrajeron la materia prima con la que torpemente te fabricaron, pero a buen seguro no se trataba de madera muy noble. Y no sé al resto del mundo, pero a mí me gustas así, como a medio acabar...