domingo, 12 de agosto de 2018

SEMANA GRANDE


Ahí me tenéis, galopando con el flequillo al viento en plenas fiestas de la villa. Inocente y despreocupado a lomos de ese caballo que, según compruebo en la foto, responde al nombre de Rayo. No como ahora, que ya no hay inocencia ni galope. ¡Y mucho menos flequillo!  Festejos sí claro, pero no es lo mismo...